Tumor ocular en niños puede ser letal

Aunque no son frecuentes, en la mitad de los casos, se desarrolla en niños cuya...

03/07/2015 7:49
AA

Los tumores malignos oculares ocurridos enniños tienen algo en común, casi siempre le ocurren a los bebés de menores ingresos económicos. “Se ha encontrado una mayor incidencia de esta enfermedad en pacientes de escasos recursos, se cree que puede tener relación con la alimentación durante la gestación, sin embargo no se ha demostrado hasta el momento alguna relación”, dice Adriana Saucedo (*), pediatra oftalmóloga del Hospital Español.

En  Latinoamérica, en aproximadamente un tercio de los niños, el retinoblastoma se diagnostica muy tardíamente, después de que se ha diseminado fuera del ojo. En muchos de estos niños, no es posible preservar su visión y muchas veces requieren quimioterapia y cirugía para controlar su enfermedad.
 
Hace unos días los padres de Fernando Jonathan, un bebé de 14 meses denunciaron que su bebé había sido intervenido quirúrgicamente en la Unidad Médica de Alta Epecialidad de Ciudad Obregón, Sonora para extirparle un tumor cancerígeno del ojo izquierdo, sin embargo, el doctor extirpó el ojo derecho, sin consultar a los padres antes por lo que el IMSS mantiene una investigación por incumplimiento de los protocolos, porque el especialista que no avisó a los padres su decisión en el quirófano.
 
La oftalmóloga pediatra dice a Sumédico.com que en ocasiones es difícil realizar una exploración oftalmológica completa en el consultorio debido a la poca cooperación del paciente pediátrico, sin embargo, una vez en  el quirófano con el paciente bajo anestesia es posible llevar a cabo una exploración del fondo de ojo, visualizando el total de la retina permitiendo detectar tumores que no se observaron previamente. La anestesia permite ver dilatados ambos ojos y es posible ver, si un tumor ya no sólo se encuentra en un ojos sino en los dos e incluso estar presente en el cerebro. 
 
El IMSS acaba de reconocera través de un comunicado que el médico Armando Cisneros Espinoza, tomó la decisión incorrecta al extirparel ojo derecho al bebé de 14 meses.
 
Hereditario en mitad de los casos
La oftalmóloga refiere que  la población pediátrica también está propensa a padecer de cáncer y presentar tumores. El tumor intraocular más común en niños es el retinoblastoma. En la mayoría de los casos solamente un ojo esta comprometido, pero puede ocurrir en ambos ojos. En su mayoría los pacientes con retinoblastoma no tienen antecedentes familiares de la enfermedad; sólo un pequeño porcentaje de los pacientes de reciente diagnóstico tiene otros familiares con retinoblastoma.
 
“El cáncer generalmente afecta a niños menores de 6 años. Se diagnostica con mayor frecuencia en niños entre 1 y 2 años y tiene una tasa de mortalidad muy alta si no se detecta y se trata oportuna y adecuademente”, dice.
 
Los tumores oculares más comunes corresponden a retinoblastoma que es causado por una mutación en un gen que controla la forma como las células se dividen. En consecuencia, las células se multiplican fuera de control y se vuelven cancerosas.
 
En aproximadamente la mitad de los casos, esta mutación se desarrolla en un niño cuya familia nunca ha tenido cáncer en el ojo. En otros casos, la mutación está presente en los genes de algún miembro de la familia, existiendo un 50% de probabilidades de transmitirlo hereditariamente a los hijos. Por lo tanto, estos niños tendrán un alto riesgo de desarrollar retinoblastoma.
 
Afecta por igual a niños y niñas
El tumor se origina en la retina, la membrana del ojo sensible a la luz que permite que el ojo vea. Cuando los tumores se presentan en un solo ojo, se le denomina retinoblastoma unilateral, cuando ocurren en ambos ojos recibe el nombre de retinoblastoma bilateral y si este de disemina e invade sistema nervioso central (cerebro) se le denomina trilateral que puede ocasionar le muerte del niño.
 
En aproximadamente la mitad de los casos, esta mutación se desarrolla en un niño cuya familia nunca ha tenido cáncer en el ojo. En otros casos, la mutación está presente en varios miembros de la familia. Si la mutación es hereditaria, existe un 50% de probabilidades de que los hijos de una persona afectada también tengan la mutación. Por lo tanto, estos niños tendrán un alto riesgo de desarrollar retinoblastoma.
 
En la mayoría de los casos solamente un ojo esta comprometido, pero puede ocurrir en ambos ojos. En su mayoría los pacientes con retinoblastoma no tienen antecedentes familiares de la enfermedad; sólo un pequeño porcentaje de los pacientes de reciente diagnóstico tiene otros familiares con retinoblastoma.
 
 
“El cáncer generalmente afecta a niños menores de 6 años. Se diagnostica con mayor frecuencia en niños entre 1 y 2 años y tiene una tasa de mortalidad muy alta si  no se detecta y se trata oportuna y adecuadamente”, dice.
 
Los tumores malignos oculares de la infancia no son frecuentes, pero sí constituyen un problema social y emocional, ya que por su evolución y consecuencias pueden tener una alta posibilidad de ocasionar  metástasis y provocar la muerte del paciente, si no se diagnostica y se trata de manera oportuna, asegura la especialita
 
Un tumor de este tipo puede causar ceguera o deformidad estética como consecuencia de los tratamientos aplicados. 
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: