¿Te da miedo estar soltero? Podrías padecer anuptafobia

El miedo a estar solo, muchas veces conlleva a elegir mal a las parejas al grado...

07/07/2015 10:37
AA

Posiblemente conoces a alguien que nunca ha estado soltero, ya sea que esté en una relación desde hace tiempo aunque no sienta afecto o simplemente con un “amigonovio” pero siempre acompañado por miedo a estar solo. Es posible que esa persona padezca de un trastorno conocido como anuptafobia.

La anuptafobia es el miedo irracional a perder a la pareja o estar solo por largos periodos de tiempo, lo que muchas veces conlleva a elegir mal a las parejas al grado de estar en una relación que no te hace feliz o tolerar comportamientos agresivos.

Verónica Rodríguez Orellana, directora del Coaching Club afirma que aunque los tiempos han cambiado, el temor a estar solo está latente en muchas personas ya sea en hombres y mujeres, aunque antiguamente ésta situación se consideraba “cosa de ellas” mientras que a los varones eran denominados “solteros de oro”.

Este temor se da principalmente por el entorno social, la herencia cultural, la educación y el nivel de desarrollo personal de cada individuo y se considera como un trastorno en el momento en que la persona tiene como objetivo prioritario encontrar pareja y para ello utiliza todo tipo de artimañas y tecnologías.

De acuerdo con Orellana, los principales síntomas de la anuptafobia son: estar pendiente de conocer a alguien en el trabajo, juntarse con amigos o crear situaciones para que nos presenten a alguien y después ver qué pasa, prestar especial atención a parejas en la calle y pensar cómo habrán conseguido tener su relación así como preguntarnos por qué nadie nos elige.

Verónica Rodríguez explica que cuando el miedo a la soltería se convierte en una obsesión, se presentan distintos comportamientos a los cuales aconseja corregir:

1.    Contentar al otro desapareciendo uno mismo como persona.
Si en la pareja, una persona se dedica sistemáticamente a conformar al otro, terminará creándole la sensación de que tiene una especie de “deuda” por todo lo que le da, provocando que esa persona se aleje.

2.    Mostrarse como alguien fuerte, perfecto y autosuficiente.
Demostrar nuestras vulnerabilidades y debilidades, nos permite ser más auténticos y crear un espacio de confianza donde la otra persona puede acompañarnos en momentos difíciles.

3.    Intentar conseguir a alguien como un trofeo.
El verdadero encuentro entre dos personas, surge cuando hay honestidad y se muestran tal y como son. No se trata de actuar como un selector de personas que busca un “trofeo” o “talento”.

4.    Tolerar conductas que nos desagradan de la otra persona.
No poner límites en la relación, implica que nosotros mismos no tenemos límites lo que conlleva a que nos transformemos en una marioneta. Lo que debemos hacer en estos casos es reeducarnos, aprender a gestionar nuestras emociones y comprender que para amar, también se necesitan límites.

5.    Buscar “poseer” al otro para no estar solo.
Necesitamos comprender la diferencia entre el amor y la posesión. “Tener” pareja apunta a la “posesión” de otra persona para crear la ilusión de que nunca nos sentiremos solos. “Estar” en pareja conlleva a aceptar la soledad existencial que a todos nos atraviesa e intentamos calmar con la placentera compañía de nuestro ser amado y el resto de los vínculos que constituyen nuestro universo personal.

6.    Depositar en otra persona nuestro propio bienestar.
Nosotros somos responsables de generar espacios y momentos gratificantes, Si podemos y queremos compartirlos con alguien más, no hay ningún problema, solamente hay que tener en cuenta que uno es el único responsable de su propia felicidad por lo que no debemos depositar esa responsabilidad en alguien más.

7.    Rechazar la propia soledad existencial.

Acompañarnos de nosotros mismos, nos prepara para acompañar a los otros y tener mejores compañías sin destruirnos en relaciones destructivas. Actividades como leer un libro, ver una película, mimarnos con algún capricho o simplemente caminar, es un buen comienzo para aprender a acompañarnos a nosotros mismos sin miedo.

8.    Tener una relación deficiente con nosotros mismos.
Las personas con anuptafobia deben tener en cuenta su autoestima, y para ello, necesitan tener actividades que les permitan experimentar el placer de estar consigo mismos  y con el entorno. Pilates, natación o meditación “mindfulness” son recomendables para mejorar nuestra relación con nosotros mismos.
(Con información de El Universal)

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: