LOADING

Type to search

Ser congruentes para aprender a perdonar

especiales

Ser congruentes para aprender a perdonar

Share

“Hay quienes aprenden de las experiencias negativas y otras que por aprendizaje, temperamento, personalidad o herencia aprenden a ser rencorosos y se les dificulta la parte de olvidar y perdonar”, señaló la psicoterapeuta Gabriela Gallegos (*), al señalar lo importante que es no guardar rencor y aprender a perdonar.

El organismo, de acuerdo con la especialista, está atravesado por las emociones, la carga energética, “una persona que guarda rencor se toma una gota de veneno ella misma y se enferma, las enfermedades son también cuestiones de rencor y falta de perdón”, señaló.

Siendo el rencor un problema que va más allá de lo emocional y afecta lo físico, la terapeuta explicó que cuando se manifiestan conductas así, es muy difícil evitar que éstas sean heredadas a los hijos.

“La receta es la congruencia, los niños aprenden de nuestro ejemplo y no podemos pedirles que no guarden rencor si es evidente que nosotros seguimos siendo rencorosos, que estamos llenos de odio. Ellos aprenden de lo que ven no de lo que escuchan, por ello, al tener congruencia, es posible comenzar con un proceso terapéutico o espiritual como meditación o yoga, que nos auxilie a soltar el rencor y perdonar”, explicó.

La doctora Gallegos aseguró que el tratamiento para poder dejar de lado los rencores es psicoterapéutico y no farmacológico.

“Primero hay que validar las emociones, no negar que estamos enojados, porque tenemos derecho y razón para estarlo, pero eso no debe ser eterno. Estamos con nosotros mismos sin evadir ni darle la vuelta a las emociones, después hay que soltarlas, entonces perdonamos y le deseamos bien a la persona”, explicó.

No obstante, también consideró prudente explicar que perdonar no debe significar volver a relacionarse con esa misma persona.

“Hay que ponernos límites en la vida. Ir aprendiendo, una cosa es poner límites y estar sano, y otra cosa es relacionarse de nuevo con quien nos ha hecho daño, porque entonces no estamos hablando de hacer un buen trabajo con las emociones”, concluyó.

(*) Psic. Gabriela Gallegos Oliva
Psicoterapeuta Transpersonal y Tanatóloga / Fundadora de RAGA, Tanatología y Desarrollo Integral
dourgeom@hotmail.com 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *