CARGANDO

Escribe para buscar

¿Sabías que la agresión canina se puede evitar?

especiales

¿Sabías que la agresión canina se puede evitar?

Compartir

Tener un perro agresivo es el miedo de muchas personas, pero este es un problema conductual que puede corregirse, y no es que el perro sea agresivo “porque así nació”, sino porque los responsables del animal se lo permitieron o incluso premiaron ese comportamiento sin darse cuenta, así lo dijo a SUMEDICO el Médico Veterinario Axel Guzmán (*).

Es verdad que el temperamento de algunos caninos es más tranquilo que el de otros, la sangre sí influye en la conducta, pero en definitiva es necesario identificar si el perro es agresivo sólo con otros perros, o también con las personas y con qué personas.

De acuerdo con el especialista cuando la agresión sólo va contra otros ejemplares de su especie es porque desde pequeño no aprendió a socializar, ya sea porque siempre estaba guardado en casa, o porque se le evitaba el acercamiento con otros canes cuando salía de paseo.

“Los perros por instinto buscan jugar antes que encontrar problemas, siempre tenderán a olerse entre ellos y sí a estar atentos ante cualquier posible ataque, pero en definitiva lo que quieren es hacer amigos”, indicó Guzmán.

Para lograr una buena socialización el especialista indicó que es necesario que los cuidadores de los animales, les permitan interactuar con otros de su especie, y siempre con la correa, pero ésta debe permanecer holgada, pues si se encuentra tensa y los amos nerviosos, eso indicará automáticamente al perro que hay peligro, y que antes que intentar jugar hay que defenderse.

En cambio si la actitud es abierta y tranquila, el perro sólo conocerá a otros ejemplares y entenderá que pueden jugar sin problemas y la agresión no se antepondrá a otras reacciones amistosas.

Cuando los perros viven solos en la casa y de repente llega un perro nuevo a vivir ahí, seguramente habrá marcaje de territorio y sí uno que otro problema, pero lo mejor es no acercarse, ni interrumpir, ellos marcarán su jerarquía, que usualmente será ganada por el perro con más antigüedad en la casa y se respetarán por sí solos, “la clave aquí es que el humano no quiera decirles a ellos quién tiene la preferencia, eso es cosa de los perros”.

Ahora que si ambos ejemplares son dominantes y ninguno quiere ceder, lo mejor es que se encuentren separados, porque ellos sí pelearán y no están jugando, expresó el experto, y mencionó que esto puede detectarse porque los perros se mirarán fijamente a los ojos (primer indicio de que la pelea ha iniciado), los rabos y las orejas también están bien levantadas, “un movimiento en falso y la pelea iniciará”.

Agresividad contra el humano

El especialista señaló que cuando la agresividad se vuelca hacia una figura humana, sí es algo que hay que tratar con gran seriedad, pues el perro, está buscando su jerarquía dentro de la casa o familia donde vive, y es importante dejarle bien claro, que aun cuando es parte de la familia, jamás podrá tener una jerarquía alta con los humanos, siempre será el de hasta abajo.

Asimismo señaló que es de suma importancia no pelear con el animal porque puede haber grandes problemas, por ello un humano jamás debe ver a un perro fijamente a los ojos, ni encararlo, “esta es una invitación explícita a pelear y como persona siempre vamos a salir perdiendo en una pelea de este tipo”.

Miedo también provoca agresión

En otras ocasiones los perros pueden tener miedo y tenderán a gruñir, ladrar o aullar, para defenderse, pero no porque quieran atacar, y esto es posible determinarlo cuando el perro tiembla o en lugar de erectar el rabo lo esconde entre las patas.

Cuando esto ocurra lo mejor es permitir que el animal no esté arrinconado y que se sienta seguro, de este modo sabrá que no hay peligro y no hay necesidad de enseñar los dientes para sobrevivir.

Consejos básicos
1. Siempre que un animal llegue a casa debe ser bien recibido y toda la familia debe involucrarse con él, es decir todos le deben hablar y acariciarlo todos los días, solo así se puede asegurar que el perro los conocerá a todos y sabrá que son parte de su familia
2. Jamás retar a un perro, esto es no verlo directamente a los ojos ni encararlo
3. Entender que no es un humano, y no entiende a estos comportamientos, si está nervioso o agresivo y nosotros lo acariciamos para calmarlo y le decimos que esté tranquilo y que todo está bien, sólo le estamos indicando que ese comportamiento es correcto, las caricias, le premian sus comportamientos.
4. Hay perros a los que no les gustan los niños, hay que identificarlo y no exponer a los menores.
5. El perro es un ser vivo y merece respeto, no pueden tratarlo mal o éste reaccionará.
6. Permítele socializar con otros ejemplares, esto le hará entender que puede tener amigos como él.
7. No lo encasilles ni lo espantes, permítele libertad
8. La mayoría de los perros son amistosos, pero si hay dos dominantes, lo mejor es separarlos.
9. Si el perro olfatea a otros canes prémialo con caricias, ese comportamiento es aceptable
10. Si lejos de tener interés en conocer a sus compañeros, se muestra agresivo, reprimé su conducta con un tirón a la correa y un firme y enérgico “no”, sabrá que esa conducta está reprobada.

(*) Médico Veterinario Zootecnista Axel Guzmán
Especialista en nutrición animal
Doctor en homeopatía de aves
UNAM

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *