CARGANDO

Escribe para buscar

Ruido y contaminación visual alteran la vida diaria

especiales

Ruido y contaminación visual alteran la vida diaria

Compartir

El ruido se considera un agente contaminante del mundo contemporáneo, producto del desarrollo tecnológico que induce efectos negativos en el ser humano, tanto fisiológicos como psicosomáticos; constituye un grave problema medioambiental y social.

 
Se entiende como ruido o contaminación a la información que no nos interesa recibir, refirió Jorge Márquez Flores, responsable del Laboratorio de Análisis de Imágenes y Visualización del Centro de Ciencias Aplicadas y Desarrollo Tecnológico de la UNAM.
 
“Se le denomina contaminación porque perturba nuestra vida diaria; este flujo desordenado de información ocasiona cierto daño como angustia, indiferencia, fatiga, apatía, reacciones que con el tiempo van de la mano con trastornos como la depresión”, alertó.
 
En el caso de imágenes, es generado por el exceso de publicidad, tanto en ambientes rurales como urbanos, y se refiere al uso extremo de elementos que rompen con la estética de una zona o paisaje y que deriva en una sobreestimulación sensorial.
 
Un ejemplo es la propaganda política, mediante la que se nos hace llegar un mensaje, pero que también difunden asuntos que como ciudadanos no nos interesan y que nos impiden tomar una decisión acertada. Esta relatividad permite que el ruido tenga esa doble cara: información útil y otra parte que no nos interesa, explicó.
 
Es como una conversación en la que hablan varias personas al mismo tiempo, pero si sólo ponemos atención a una, las demás constituyen ruido.
 
Tenemos un entorno con el que interaccionamos e imágenes con las que estamos familiarizados; algunas nos provocan sentimientos, emociones o tranquilidad. Hablaríamos de ruido o contaminación visual si una no nos interesa o distorsiona lo demás, remarcó.
 
Asimismo, necesitamos emociones sanas, luz, color, belleza y orden, pero elementos como letreros, estatuas desagradables o publicidad rompen con esa estética, podemos entenderlos como contaminación.
 
Con motivo del Día Internacional de la Concientización sobre el Ruido, que se celebra el 29 de abril, Márquez Flores indicó que esa contaminación visual ha existido siempre, pero nos hemos acostumbrado. “No vemos paisajes, el cielo o edificios, porque las ciudades están saturadas de anuncios agresivos y de otros que podrían resultar atractivos. Dentro de un contexto totalmente desarreglado, esto podría ocasionar confusión y emociones desordenadas” (Con información de UNAM).

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *