CARGANDO

Escribe para buscar

Riesgos de consumir azúcar en exceso

obesidad

Riesgos de consumir azúcar en exceso

Compartir

Un consumo desmedido de azúcar, especialmente la que viene añadida a productos alimentarios, puede desencadenar a una toxicidad hepática, lo que puede provocar el desarrollo de enfermedades coronarias.

Un estudio reciente publicado en la revista Nature, evalua el potencial tóxico del azúcar, al analizar el consumo medio del endulzante a través de la ingesta de refresco por cada ciudadano estadounidense, que es de 216 litros al año, con un contenido medio de un 58% de azúcar.

Esto significa que se consumen más de 600 Kilocalorías diarias procedentes de los azúcares, en una dieta normocalórica de unas 2.000-2.200 Kcal, supondría el 30% del total de las calorías procedentes de los azúcares, solo de los refrescos, sin contar el resto de alimentos dulces que pueden formar parte de la alimentación cotidiana del individuo.

Por esta razón, los especialistas recomiendan que el consumo de azúcares procedentes de alimentos o bebidas procesadas, no supere el 10% de las calorías totales de la dieta.

Se estima que durante los últimos 50 años el consumo de azúcar se ha triplicado en todo el mundo. Se ha generalizado el uso industrial de un tipo particular de azúcar, el jarabe de maíz o sirope de maíz, que tras el procesado da lugar a una mezcla casi a partes iguales de glucosa y de fructosa.

Este aditivo con alto contenido en fructosa es el edulcorante común de productos procesados, como bebidas azucaradas, pan industrializado, cereales de desayuno, galletas, golosinas, etc.

Lo saludable será seguir el consejo universal que recomienda comer con moderación, o incluso, reducir la ingesta de azúcar de mesa, ya sea blanca o morena, de miel (rica en fructosa) y de todo tipo de productos con azúcar como ingrediente dulce: pasteles, pan dulce o postres dulces. 

El consumo exagerado de azúcar afecta la salud, la Asociación Americana de Diabetes y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) alertan de que ingestas elevadas de fructosa pueden derivar en complicaciones metabólicas como dislipemias, gota, resistencia a la insulina y un aumento de las reservas de grasa en los órganos.

Debido a que cada vez se ingieren más productos procesados, se ha generalizado el consumo desmedido de azúcar. Expertos recomiendan que se empiece por identificar los momentos del día, alimentos, platos y recetas a las que añadimos a menudo azúcar, y encontrar alternativas para reducir su consumo:

La hora del café: Intenta añadir la mitad de la cantidad de azúcar que acostumbras, ve reduciendo paulatinamente hasta lograr saborear el café sin azúcar. La estevia se plantea como un sustituto natural muy dulce, disponible en gotas o en polvo.

Jugos naturales: Elige fruta de temporada que esté bien madura para hacer el jugo de la mañana o combina diferentes frutas para evitar añadir endulzante.

Pan dulce: algunos trucos para conseguir un dulzor natural en el pan con menos azúcar consisten en añadir frutas desecadas (uvas y ciruelas pasas, dátiles…) en trozos o en puré, fruta fresca madura o edulcorante, como en el caso del bizcocho integral de zanahoria.

Yogurth: lo ideal es acostumbrarse a comerlo natural, sin azúcar añadida y sin sabores.

Bebidas para deportistas: además de innecesarias para el nivel de esfuerzo físico del niño o del adulto en general, suman azúcares a la dieta diaria y acostumbran el paladar a un sabor demasiado dulce, muy artificial.

El azúcar oculto: algunas salsas tipo ketchup, masas para pizzas o empanadas y conservas, contienen azúcares en su lista de ingredientes, aunque no proporcionen un sabor dulce.

(Con información de 20minutos.es) 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *