LOADING

Type to search

Relacionan aire contaminado con obesidad

ninos

Relacionan aire contaminado con obesidad

Share

La revista médica estadunidense American Journal of Epidemiology informó que la Universidad de Columbia, en Nueva York, descubrió por primera vez una relación entre la obesidad infantil y la exposición de mujeres embarazadas a aire contaminado. 

Un estudio de ocho años realizado por la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Columbia encontró el doble de niños obesos entre madres que, durante su embarazo, vivieron en zonas de Nueva York donde el aire está más contaminado con Hidrocarburos Policíclicos Aromáticos (PAH por sus siglas en inglés).

Los contaminantes conocidos como PAH se liberan de motores y máquinas que utilizan como combustible carbón, diesel y algunos tipos de gasolina. Además, este tipo de contaminantes también se encuentran en el humo del tabaco.

El estudio fue financiado por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos y es la primera evidencia científica de que la exposición de mujeres embarazadas a químicos presentes en el aire podría poner en marcha mecanismos inflamatorios en los tejidos del feto en formación y posteriormente en el niño. El estudio revisó el peso de los niños participantes en el estudio a lo largo de siete años.

A nivel nacional, en Estados Unidos, el porcentaje de niños que tiene obesidad es de 17%, pero en los barrios urbanos de ciudades híper pobladas, como Nueva York, el porcentaje de niños obesos se eleva hasta 25 %. Aunque tradicionalmente se ha atribuido este mayor porcentaje de obesidad a que los niños de las ciudades realizan menos actividad física, este es el primer estudio que concluye que la contaminación del aire también influye en la obesidad, principalmente en la etapa del embarazo de sus madres.

“La obesidad es una enfermedad compleja con múltiples factores de riesgo. No es solamente el resultado de decisiones individuales, como la dieta o el ejercicio. Para mucha gente que no tiene los recursos suficientes como para comprar comida saludable o que no tiene tiempo suficiente como para hacer ejercicio, la exposición prenatal al aire contaminado se convierte en un factor adicional en contra pues les hace mucho más susceptibles a desarrollar obesidad”, afirma en el artículo con los resultados el doctor Andrew G. Rundle, líder de la investigación y especialista en epidemiología en la Universidad de Columbia.

Los investigadores estudiaron a un grupo de 702 mujeres que estuvieron embarazadas y que no eran fumadoras, las cuales vivían en la ciudad de Nueva York. Estas mujeres, que tenían entre 18 y 35 años, aceptaron transportar durante su embarazo un equipo de monitoreo de calidad del aire alrededor de las zonas donde realizaban sus actividades normales. Por las noches, este mismo equipo de monitoreo era colocado junto al lugar donde dormían estas mujeres embarazadas para calcular la calidad del aire alrededor de ellas.

Después de que se colectaron estos datos en la etapa del embarazo, los investigadores de la Universidad de Columbia realizaron un seguimiento de siete años a sus hijos y, gracias a un cruce de datos con las cifras de contaminación ambiental, identificaron que entre aquellas mujeres que estuvieron embarazadas en ambientes con aire más contaminado, el porcentaje de hijos obesos fue el doble que entre los hijos de mujeres que vivieron su embarazo en lugares con aire limpio.

Los hijos de mujeres que estuvieron expuestas a la contaminación Hidrocarburos Policíclicos Aromáticos (PAH) comenzaron a mostrar más obesidad desde los cinco años de edad, pero esta obesidad aumentó al llegar a los 7 años. En promedio, los hijos de mujeres que vivieron su embarazo cerca de más contaminantes pesaron 2.4 libras (1.088 kilogramos), más que los niños de madres con exposición baja de aire contaminado. 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *