CARGANDO

Escribe para buscar

Primer hijo, estresa más que el desempleo

Padres e hijos

Primer hijo, estresa más que el desempleo

Compartir

La llegada del primer hijo provoca alegría a los padres, sin embargo, un estudio encontró que también genera estrés y frustración, las cuales llegan a superar con las que se sienten durante el desempleo, divorcio o muerte de la pareja.

El estudio realizado por Instituto Max Planck de Investigaciones Demográficas en Rostock (Alemania), indicó que entre mayor sea la pérdida del bienestar, menor es la probabilidad de un segundo bebé y esta situación se presenta más en personas con estudios superiores.
Para llegar a esta conclusión, los investigadores analizaron a 2000 padres primerizos desde dos años antes del nacimiento de su primer hijo hasta el año después de su nacimiento. Como resultado encontraron que el 58% de los participantes decidieron tener un segundo hijo nueve años después de tener al primero.
Así mismo, se descubrió que el estrés que sienten los padres primeros después del nacimiento de su primer hijo, es aún mayor que la que es causada por el desempleo, divorcio o muerte de la pareja.
“Se acepta que el divorcio y la muerte son traumáticos y las personas te dan sus condolencias cuando ocurren estos eventos de la vida. Pero cuando estás embarazada, todo el mundo está ‘tan feliz’ por ti. Esperamos algunos retos, pero no hablamos de la profunda frustración, la falta total de sueño y el desgarrador cuestionamiento de uno mismo que viene con la nueva vida”, declaró una madre primeriza, cuyo bebé tiene 15 meses.
Aunque esto suele verse como “desnaturalizante”, algunos de los efectos que genera el estrés por estar embarazada o criar un bebé son:
•Tener desagrado por los cambios del cuerpo durante el embarazo y el postparto.
•Sentir aislamiento al estar sola con el bebé todo el día sin saber que necesita.
•No saber cómo dar una lactancia correcta.
•Sentir presión por los gastos que se necesitan.
Por ello, cada vez más parejas, deciden posponer la decisión de tener hijos o definitivamente no tenerlos, ya que también pueden sentir pérdida de individualidad o truncamiento de su vida laboral.
Antes de tener un hijo, debe hablarse con calma, sin presiones para conocer si es lo que en realidad se desea o mejor se sigue la relación cómo hasta ahora.
(Con información de Mamá Natural)
Tags:

También podría gustarte

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *