LOADING

Type to search

¡Prepárate para la playa!

ninos

¡Prepárate para la playa!

Share

Sol, arena y agua son los elementos que un niño indiscutiblemente busca en la playa, el problema, es que debemos protegerlos adecuadamente porque sus defensas son inmaduras y no se recuperan de las quemaduras igual que los adultos.

 
Para un pequeño, jugar en la arena y en la alberca bajo el rayo del sol es la ecuación perfecta; depende de ti que esa combinación no sea peligrosa para tu hijo. Es indispensable que protejas a los niños con un bloqueador solar adecuado a su edad y colocándolo cada 30 minutos, aunque la medida parezca exagerada, para protegerlos en todo momento una gorra y una camiseta o traje de baño de manga larga, aunque el día parezca nublado. 
 
Según la Fundación Mexicana para la Dermatología los daños que el sol causa no se ven inmediatamente sino hasta pasados los años, además en el consiente colectivo existe la creencia de que los daños únicamente aparecen después de exponerse al sol sin protección y se quitan cuando la piel parece descamarse.
 
Pero cada año aumenta el riesgo de enfermedades cutáneas provocadas por el sol y las consecuencias se ven todos los días en los consultorios de los dermatólogos. Y es que tomar el sol para cualquier persona es indispensable, pues sintetiza la vitamina D sin embrago asolearse demás puede incluso provocar cáncer de piel
 
Se ha comprobado que la aparición de melanomas malignos está directamente relacionada con las quemaduras solares de la infancia. Se trata de un tumor maligno derivado de los melanocitos, las células que producen pigmento (melanina) en la piel. Es un tumor que habitualmente se desarrolla en la piel, aunque también puede aparecer en las mucosas. El MM se observa predominantemente en individuos adultos jóvenes; en mujeres,  frecuentemente en las extremidades, y en los varones en el tronco, cabeza y cuello, aunque puede aparecer en cualquier localización cutánea.
 
La prevención primaria,  incluye fundamentalmente evitar una irradiación ultravioleta excesiva  tanto solar como artificial (rayos UVA), sobretodo durante la infancia.
 
La prevención secundaria consiste en realizar un diagnóstico precoz. Por esto, resulta recomendable que las persones que tengan “lunares” que haya experimentado algún cambio reciente, o que tengan algún lunar que sea completamente diferente del resto soliciten una consulta al médico. 
 
En las albercas también hay que cuidar a los chicos. La recomendación de los pediatras es introducir a un niño a la alberca una vez que tenga su cuadro completo de primeras vacunas.
 
Además se recomienda siempre con bloqueador, gorra y un traje de baño con protección solar sin importar si son bebés o niños en edad preescolar;  es indispensable  que  usen salvavidas, estén bajo la vigilancia de un adulto y  no dejar que los niños corran alrededor, podrían resbalarse y golpearse la cabeza
 
Otro de los aspectos a tener en cuenta en los días de altas temperaturas es el golpe de calor. Las personas más proclives a sufrirlo son los menores de 6 años y los adultos mayores de 75. Para evitarlo es fundamental una buena hidratación.
 

 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *