CARGANDO

Escribe para buscar

Obesidad en México, producto del TLCAN

obesidad

Obesidad en México, producto del TLCAN

Compartir
El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) ha transformado el sistema alimentario mexicano como reflejo del norteamericano, gracias a la exportación de políticas comerciales que se traducen en un incremento de la obesidad, asegura una investigación publicada en el Journal of Occupational and Environmental Health.
 
De acuerdo con la investigación, el incremento de la obesidad en México coincide con la activación del tratado, tiempo en el que aumentó el consumo de comida procesada, refrescos y en general alimentos con grasa y azúcar. 
 
Para Karen Hansen-Kuhn, integrante del equipo y encargada del programa del Instituto de Políticas de Agricultura y Comercio (IATP, por sus siglas en inglés), señaló que si bien es la primera vez que se analiza el impacto del tratado sobre la salud, será necesario que en el futuro se consideren estas variantes. 
 
Respecto a la relación del TLCAN con México, se señaló que se abrieron las fronteras para la importación de alimentos básicos, así como para la inversión extranjera en todo el sector alimentario.
 
“Las dietas mexicanas giraron de alimentos básicos tradicionales hacia alimentos densos en energía y procesados y alimentos provenientes de animales, los cuales tienden a ser más altos en grasas y dulcificantes adicionales”, se asegura en la investigación.
 
De acuerdo con ésta, México es cada vez más dependiente de Estados Unidos respecto a alimentos básicos como soya y maíz, pero también de productos como azúcar y otros dulcificantes, carnes y alimentos procesados, ya que Estados Unidos controla 98 por ciento de las importaciones de productos listos para comer y procesados.
 
También se señala que México es el tercer receptor mundial de inversión estadounidense respecto a alimentos y bebidas procesadas, además de contener 500 puntos de venta de McDonald’s, así como ser el mercado regional más grande para la cadena Yum! Brand,  que es dueña de KFC, Pizza Hut, Taco Bell y Long John Silver.
 
“México ha experimentado cambios significativos en su pauta de consumo de alimento a lo largo de las pasadas dos décadas, seguido por una creciente epidemia de obesidad tanto en menores de edad y como en adultos”, se asegura en la investigación.
 
Finalmente, se hace hincapié en que sin hacer diferencia de clases sociales, los mexicanos comen más grasas agregadas, azúcar, botanas procesadas y refrescos, afectando su salud. (Con información de La Jornada)
 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *