CARGANDO

Escribe para buscar

No sólo el sobrepeso genera diabetes tipo 2

Diabetes

No sólo el sobrepeso genera diabetes tipo 2

Compartir

 Es común que se vincule la epidemia de diabetes tipo 2 con el sobrepeso y la obesidad; sin embargo, el peso en exceso no es el único factor que fomenta la tendencia, sugiere una investigación reciente.

Al menos tres estudios nuevos han reportado otros factores que pueden ocultarse en un diagnóstico de diabetes tipo 2, como las mutaciones genéticas, una hormona menos conocida llamada amilina, y problemas con el reloj natural del cuerpo.
 
La doctora Christine Resta, endocrinóloga del Centro Médico Maimonides en la ciudad de Nueva York indicó que la genética es un factor importante en la diabetes tipo 2, pues ciertos grupos étnicos contraen esta enfermedad con unas tasas mucho más altas y a edades más tempranas que otros grupos.
 
En la mayoría de las personas, dijo, la obesidad es parte de la diabetes tipo 2; aunque el diagnóstico probablemente se deba a la suerte en un 50 por ciento, debido a los antecedentes familiares, y el 50 por ciento por el estilo de vida que se lleva. Hay personas delgadas que contraen diabetes tipo 2, y algunas personas, sin importar su peso, simplemente no contraerán diabetes, explicó.
 
Esta enfermedad es un trastorno que hace que el azúcar se acumule en la sangre y se desarrolla a medida que las células del cuerpo se hacen resistentes a la insulina, dificultando que esas células utilicen el azúcar como combustible. La insulina es una hormona producida en el páncreas que ayuda a que el azúcar entre en las células para ser usada como energía.
 
Como resultado, el páncreas produce cada vez más insulina. Al final, el páncreas ya no puede mantener el ritmo de la demanda de insulina. Entonces ocurre la diabetes tipo 2, según el Instituto Nacional de Diabetes y de Enfermedades Digestivas y del Riñón de Estados Unidos.
 
Un estilo de vida sedentario también se asocia con el desarrollo de la diabetes tipo 2.
 
Aún cuando se han identificado genes específicos, los investigadores no conocen todos los genes o mutaciones genéticas involucradas y no siempre está claro cuál es la mejor opción de tratamiento.
 
El estudio genético más reciente se enfocó en un gen llamado PPARG, del que se sabía que tenía que ver con la diabetes tipo 2. Pero los investigadores hallaron que el uno por ciento de las personas tienen una de las nueve mutaciones que afectan la forma en que el gen funciona. 
 
Otro estudio, que aparece en la revista Journal of the Federation of American Societies for Experimental Biology, descubrió otra hormona producida por el páncreas, llamada amilina, que funciona junto con la insulina para ayudar al cuerpo a procesar y utilizar los azúcares de los alimentos como combustible.
 
El tercer estudio aparece en una edición reciente de la revista Diabetes Research and Clinical Practice y sugirió que unas alteraciones en el reloj interno del cuerpo podrían ser un factor de que se contraiga diabetes tipo 2. Los investigadores anotaron que los estilos de vida actuales, de actividad las 24 horas del día y los 7 días de la semana, trastornan de forma constante los ciclos naturales de sueño; las luces nocturnas, el trabajo por turnos y comer en momentos inusuales pueden alterar al reloj corporal (Con información de Medline Plus).

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *