CARGANDO

Escribe para buscar

Mitos sobre la presión sanguínea y la tasa cardíaca

Corazón

Mitos sobre la presión sanguínea y la tasa cardíaca

Compartir

 La mayoría de las personas cree que la presión sanguínea y la tasa cardíaca van de la mano, porque estos “signos vitales” se miden juntos en la consulta médica; pero las lecturas miden factores distintos de la salud cardíaca

Es importante diferenciar que la presión sanguínea es la fuerza de la sangre fluyendo contra las paredes de las arterias; mientras que la tasa cardíaca, o pulso, es el número de veces que el corazón late cada minuto.
 
Michael Faulx, cardiólogo de la Clínica Cleveland de Estados Unidos, explicó algunas diferencias entre ambas medidas:
 
1. Falso que la presión sanguínea y la tasa cardíaca estén siempre vinculadas: Es verdad que seguido suben y bajan juntas; sin embargo, si la tasa cardíaca sube no significa que también deba subir la presión sanguínea o viceversa. 
 
2. Falso que existan valores fijos para presión sanguínea y tasa cardíaca: Aunque existen guías clínicas que especifican los valores medios normales, estos pueden variar de persona a persona. La presión sanguínea óptima se define como 120 mm Hg en la sistólica (el número más elevado, que es la presión cuando el corazón late) sobre 80 mm Hg de diastólica (el número más bajo, que es la presión cuando el corazón se relaja). La tasa cardíaca en estado de descanso está entre 60 y 100 latidos por minuto. 
 
3. Falso que cuando las medidas descienden indican un problema: Lo que es saludable para una persona podría indicar algo grave para otra; si se está en riesgo de tener una presión sanguínea baja, el organismo lo advierte. 
 

4. Es cierto que la presión sanguínea o tasa cardíaca altas indican un peligro probable: Aunque la presión sanguínea esté sólo un poco por encima de la media habitual con el paso del tiempo, el riesgo de enfermedad cardíaca e ictus sube. 

 
5. Es cierto que las lecturas ambulatorias cuentan: Para medir la tasa cardíaca en descanso y la presión sanguínea, hay que elegir un momento en el que la persona se sienta más relajada (Con información de Infosalus). 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *