CARGANDO

Escribe para buscar

Microondas detectarían cáncer de mama

Cáncer

Microondas detectarían cáncer de mama

Compartir
Aunque es un tema que se encuentra en una etapa muy temprana de desarrollo científico, las microondas con fines biomédico son una línea de investigación con mucho potencial. A lo largo de más de una década, varios centros de investigación a nivel internacional han estudiado los efectos y las aplicaciones de interés médico que pudiesen detonar las microondas, y el futuro luce prometedor, asegura el doctor Ricardo Chávez Pérez, jefe del Departamento de Electrónica y Telecomunicaciones del Centro de Investigación Científica y Estudios Superiores de Ensenada (Cicese).
 
Chávez es uno de los investigadores mexicanos que ha dedicado parte de su vida a encontrar aplicaciones biomédicas usando la tecnología de microondas, en particular su uso como agente de detección y tratamiento de cáncer de mama.
 
En México, el método clásico de detección del cáncer de seno es la mamografía, una técnica que utiliza los rayos X y que es dolorosa para ciertos pacientes sensibles, ya que implica la opresión del pecho y el envío de energía ionizante a través de la radiación de los rayos X, la técnica puede resultar peligrosa para el paciente si se aplica con frecuencia.
 
Dado que las microondas electromagnéticas se encuentran en un rango de frecuencias que van de los 300  MHz hasta los 300 GHz, su radiación no es ionizante y no afecta a los tejidos. Además, el tejido normal tiene una constante dieléctrica baja en comparación con los tumores malignos, en los cuales se ha reportado que la constante dieléctrica es muy alta. 
 
Cuando la constante dieléctrica del tejido presente un valor alto, indicará la presencia de tejido maligno, debido a que la energía de microondas se dispersa más, lo que facilita la detección, la cual se puede hacer mediante un sensor o antena especial, misma que puede evidenciar la presencia de tumores malignos en el tejido al contrastar los valores encontrados.
 
Un mamógrafo que utilice radiación por microondas, sería completamente indoloro, afirma el especialista, ya que por las características físicas de los materiales constituyentes del seno, la radiación por microondas puede discriminar entre tejido sano y tumores malignos.
 
Esta radiación incluso podría utilizarse para ablandar ciertos tipos de tumores, esto es, los tumores son muy duros y mediante la radiación por microondas se pueden ablandar (técnica conocida como hipertermia).
 
“Las microondas se comportan igual que la luz, siguen las mismas propiedades, se reflejan, se dispersan. Esto no es un concepto moderno, pero sus aplicaciones biomédicas son ahora una fuente de muchas ideas”, dice Chávez.
 
Con más de 30 años de experiencia, el investigador y su equipo ha incursionado en líneas de investigación relacionadas con la salud, y ello permitió desarrollar un interés en el estudio antenas de apertura, las cuales trabajan con una guía de onda rectangular y una bocina piramidal.
 
Para que haya un acoplamiento adecuado entre la piel y la antena,  es necesario hallar una sustancia que emule la constante dieléctrica de la piel humana, solución que piensan podría estar en un tipo de gel.
 
Este desarrollo aún se encuentra en fase temprana, resta mucho trabajo por hacer. No se cuenta con un permiso oficial de la Secretaría de Salud ni tampoco hay el avance suficiente como para iniciar investigaciones con seres humanos (Con información de Cicese).

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *