Mexicanos en riesgo de retinopatía diabética

La diabetes afecta a los vasos sanguíneos de las células del sistema nervioso...

13/11/2013 5:02
AA
Siendo México un país donde se estima que hay diez millones de personas con diabetes y sólo 6.4 millones con diagnóstico, cerca de un millón de connacionales está en riesgo de quedar ciego por efecto una de las complicaciones del exceso de glucosa en la sangre: la retinopatía
 
El número de personas con diabetes que ya acude a consulta en las clínicas de oftalmología del Instituto Mexicano del Seguro Social suma  300 mil, pero existe un número elevado de personas que no reciben atención médica.
 
A las anteriores complicaciones se suma el hallazgo de que los mexicanos tenemos la retina 15% más delgada que las personas de otros grupos étnicos. Ese descubrimiento fue hecho en 2008 por investigadores de la Secretaría de Salud.
 
Los investigadores del Hospital Juárez de México, de la Secretaría de Salud, encontraron que la retina de la población nacional es 15 por ciento más delgada que la de personas sajonas, orientales y africanas con las que se elaboraron muchas tablas médicas internacionales.
 
Según los indicadores usados en todo el mundo, la retina tiene un espesor de 183 micras, pero en los pacientes mexicanos mide en promedio 156 micras. En un milímetro hay mil micras.
 
Especialistas de la Secretaría de Salud posteriormente plantearon reelaborar muchas de las tablas médicas internacionales para hacer diagnósticos.
 
Preocupado por el tema de la ceguera por retinopatía diabética, el equipo que coordinó el doctor Virgilio Lima Gómez revisó con tomografías el fondo de los ojos de 100 pacientes con alteraciones en los niveles de azúcar.
 
Si en una parte del fondo del ojo llamada mácula aparece algo parecido a una cicatriz o inflamación, los médicos diagnostican el inicio de un edema macular.
 
“La retina está hecha de diez capas de células del sistema nervioso que perciben la luz. Entre todas esas células hay vasos sanguíneos que las alimentan y la diabetes afecta a esos vasos sanguíneos: los cierra”, explicó el doctor Lima Gómez.
 
“Lo que ocurre después es que los vasos que están junto a los que se cierran, se debilitan y permiten que se libere un líquido que inflama la retina”.
 
La mácula es la parte del fondo del ojo donde la visión es más clara. Cuando comienzan a aparecer pequeñas zonas inflamadas baja la agudeza visual y el problema no se puede corregir con lentes, de modo que son necesarias intervenciones con rayo láser. Cuando no se diagnostica a tiempo, la inflamación se extiende y deteriora zonas más amplias, en las que se pierde la visión.
 
Si los médicos saben que la retina de los mexicanos es 15 por ciento más delgada, podrán corregir sus tablas de diagnóstico y saber antes si empezó una inflamación.
 
“Estos resultados coinciden con datos que ha dado a conocer el Instituto Nacional de Medicina Genómica que muestran características muy peculiares de la población mexicana y que son diferentes de grupos étnicos en los que se basan muchos estudios”, indicó Lima Gómez.
 
Con esta línea de estudios, el equipo del Hospital Juárez ganó en 2008, el primer lugar de investigación clínica en el Premio Nacional de Investigación que organizan juntos la Fundación Glaxo Smith Kline y la Fundación Mexicana para la Salud (Funsalud).
 
El estudio que recibió el premio se llama “Distribución de la gravedad del edema macular clínicamente significativo al momento del diagnóstico”, y consistió en localizar qué tan lejos o cerca están las primeras zonas inflamadas en relación con la mácula o zona de mayor nitidez.
 
Hace siete  años se propuso en el ámbito internacional una escala para calificar la gravedad de la inflamación o edema macular, dependiendo de lo cerca o lejos que esa inflamación estuviera del área de mayor visión, pero no se definieron bien las distancias.
 
Después de sus estudios, los mexicanos calificaron la gravedad de estas inflamaciones de acuerdo con el siguiente criterio: grave, cuando la inflamación estuviera a menos de 500 micras de la mácula; moderada cuando la alteración estuviera entre 501 y mil 500 micras, y leve cuando estuviera entre mil 501 y tres mil micras.
 
Actualmente el edema macular constituye la segunda causa de consulta oftalmológica en el Hospital Juárez de México y, desafortunadamente, dos terceras partes de los pacientes con diabetes que llegan a esta área de salud visual ya tienen avanzado el problema debido a un diagnóstico tardío, por lo anterior se considera que la nueva investigación es de utilidad y aplicación inmediata.
 

El contacto con la luz depende de una pequeña superficie de células que mide menos de diez centímetros cuadrados y que es más vulnerable a la diabetes de lo que muchos piensan. La retinopatía diabética es la segunda causa de ceguera en México, después de las cataratas, pero podría prevenirse si se detecta en etapas tempranas y es controlada por medio de dieta y actividad física, como el resto de la diabetes. 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: