CARGANDO

Escribe para buscar

Maltrato disminuye capacidad de pensar

especiales

Maltrato disminuye capacidad de pensar

Compartir

Luego de dar seguimiento tres años a un grupo de familias víctimas de maltrato intrafamiliar y abuso sexual, se descubrió que las agresiones también reducen la capacidad de las mujeres y los niños para pensar, recordar, sentir, analizar y relacionar.

Nubia Torres, investigadora de la Maestría de Psicología Clínica de la Uniersidad Javeriana explicó que en medio del escenario del maltrato, la mujer pierde la capacidad de defenderse y poco a poco renuncia a la expresión de sus deseos y al ejercicio de sus propias capacidades.

 
El maltrato intrafamiliar es un problema frecuente que, de acuerdo con el más reciente informe de Medicina Legal, el año pasado se registraron 68 mil 230 casos: 44 mil 743 (65.58 por ciento) correspondieron a violencia de pareja y 9 mil 708 (14.23 por ciento) contra los hijos.
 
Para estudiar el impacto del maltrato en el funcionamiento mental de las afectadas, los investigadores analizaron la situación de cerca de 70 mujeres, de Bogotá y sus alrededores, que asisten con sus hijos a centros de refugio para recibir protección y ayuda psicológica.
 
Se estableció que los ataques a muerte hacia las madres afectan directamente a los niños; cuando no son golpeados o víctimas de abuso, son testigos de la violencia lo que los hace crecer con miedo y terror, reduciendo así sus capacidades mentales.
 
La violencia, dijo la psicóloga, hace que las funciones de las víctimas disminuyan hasta llevarlas a reaccionar de manera reactiva, con una capacidad pobre de pensar, que no les permite organizar una idea o crear mecanismos para defenderse y defender a sus hijos.
 
Incluso el hecho de que algunas mujeres víctimas regresen al lado de sus esposos agresivos y maltratadores o de otros que tengan la misma conducta, es porque saben o no se sienten capaces de salir adelante por sí mismas, añadió la especialista.
 
Torres advirtió la importancia de políticas sociales para que a las mujeres víctimas de violencia se les ayude a conseguir un trabajo, para apartarse del maltratador, recuperen su lugar en la sociedad y experimenten un crecimiento personal.
 
Otro de los hallazgos del estudio es que las mujeres afectadas logran superar episodios de violencia con mayor facilidad si cuentan con el respaldo de sus madres, que ya son abuelas, y resultan al final las orientadoras para que sus hijas y nietos salgan de ese círculo de horror (Con información de El Universal).

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *