CARGANDO

Escribe para buscar

La lucha de Joan Sebastian contra el cáncer

Cáncer

La lucha de Joan Sebastian contra el cáncer

Compartir
Fueron dieciséis años los que Joan Sebastian enfrentó el cáncer, en 1999  le diagnosticaron mieloma múltiple, también conocido como cáncer de médula ósea, enfermedad que le causó la muerte.
 
El cantante y compositor se retiró de los jaripeos en 2014 y sus apariciones públicas fueron disminuyendo por los tratamientos a los que se sometía para superar la enfermedad.
 
Cuando reconoció que libraba una batalla contra el cáncer, Joan Sebastian señaló: “Llegó a mi vida un monstruo con el que peleo, ese mal llamado cáncer. Tuve que someterme a quimioterapia y me quedé con poco pelo. Pero aún así me quito el sombrero y les enseño la calva. Saludos a quienes luchan por su vida”.
 
Apenas en abril pasado, el artista fue ingresado en un hospital de Puebla para ser tratado con un medicamento nuevo. Joan murió en su casa de Guerrero, acompañado de su hermano y sus hijos.
 
El cáncer de médula ósea o mieloma múltiple, mismo mal que aquejó al político panista Alonso Lujambio, es un cáncer que se presenta en las células plasmáticas que producen las proteínas llamadas anticuerpos y son las responsables de combatir las infecciones.
 
En esta enfermedad, que ataca más a hombres que a mujeres, las células anómalas no maduran y mueren, como sucede con las células normales, por lo que eventualmente superan la producción de células saludables.
 
Las células de mieloma pueden circular en grupos pequeños en la sangre y poblar la médula ósea en otras partes del cuerpo, por eso la enfermedad se llama mieloma múltiple.
 
Cuando las células plasmáticas crecen de forma incontrolable, pueden dañar a los huesos y al tejido que lo rodea, también puede afectar el funcionamiento del sistema inmunológico, encargado de combatir infecciones. El mieloma múltiple también afecta a los riñones y el nivel de glóbulos rojos en la sangre.
 
Una persona que padece mieloma múltiple puede presentar un nivel alto de calcio en la sangre, insuficiencia renal, fatiga relacionada con la anemia, fracturas y daños a los huesos, infecciones (neumonía, herpes), pérdida de peso, debilidad y entumecimiento de piernas. (Con información de Medlineplus)
 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *