CARGANDO

Escribe para buscar

Jóvenes indígenas inician antes vida sexual

Sin categoría

Jóvenes indígenas inician antes vida sexual

Compartir

Los jóvenes indígenas de México tienen hoy más información que nunca sobre salud sexual y reproductiva, sin embargo, las cifras de embarazo y parto entre adolescentes, así como los problemas de contagios de infecciones de transmisión sexual todavía son muy elevados porque existe mucha dificultad para recibir asesoría médica y existen también resistencias en los usos y costumbres de algunas comunidades. 

A los 15 años, una de cada cinco mujeres indígenas ya está casada. Aunque el 80% de esas jóvenes ha escuchado hablar sobre métodos anticonceptivos, sólo el 60% ha tomado alguna vez una píldora y menos de 20% usa algún sistema de control natal. Por su parte casi el 100% de los varones jóvenes de pueblos indígenas conocen de la existencia del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), causante del SIDA, pero niegan que un contagio así sea posible en su comunidad.

Estos son algunos de los hallazgos del estudio multidisciplinario “La salud sexual y reproductiva de jóvenes indígenas”, que elaboró la asociación civil Salud Integral para la Mujer (Sipam) con apoyo del Instituto de Desarrollo Social (Indesol).

En el estudio se realizaron numerosas visitas de campo, entrevistas y cuestionarios a adolescentes y adultos jóvenes de comunidades indígenas purépecha y nahua, de los estados de Michoacán, Oaxaca, Puebla y el Distrito Federal,

Los resultados de la investigación fueron reunidos en un libro que fue presentado en la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH). En él se demuestra que para educar en sexualidad no basta con transmitir datos a los adolescentes y adultos jóvenes, hay que laborar mucho más (incluso cambiando costumbres comunitarias) para que la información nueva sea de provecho a la salud.

Este trabajo conjunto de sociólogos, antropólogas físicas, etnohistoriadoras y antropólogas sociales fue coordinado por Adriana Leona Rosales Mendoza y Samantha Mino García. En los reportes de campo y cuestionarios sobre educación y prácticas sexuales se observa que en comunidades indígenas donde se imparte educación a nivel secundaria, bachillerato y universidad se conoce y se habla de temas como la píldora del día siguiente, la pastilla anticonceptiva, las infecciones de transmisión sexual (ITS) y las relaciones homosexuales.

Pero el poseer información sobre salud sexual no implica que cambien sus prácticas debido a que hay resistencias en la comunidad y en las familias de esos jóvenes en contra de que se hable de sexo o se controle el número de embarazos de una mujer. El resultado a nivel de población es que los jóvenes de comunidades indígenas inician su vida sexual dos años antes que el promedio de la población en México; tienen también dos hijos más que otras mujeres mexicanas y la tasa de embarazos adolescentes y de muertes de adolescentes embarazadas duplica las cifras nacionales.

“El libro demuestra que para poder incidir realmente en la educación y salud sexual de los jóvenes no basta con la transmisión de datos, hace falta algo que podríamos llamar educación sentimental sobre cómo convivir con la sexualidad. Esta educación es para que los jóvenes y sus familias tengan apertura mental hacia la información sobre sexualidad pues de lo contrario los usos y costumbres pueden frenar la adopción de nuevas conductas”, explicó durante la presentación del libro la especialista en género y política Lucrecia Hernández Trejo, al comentar el contenido del libro.

La investigación propone que para mejorar algunos de los problemas de salud sexual más preocupantes al interior de las comunidades indígenas se tiene que hacer un programa de intervención en el que participen líderes juveniles de las propias comunidades, pero también organizaciones civiles indígenas de educación sexual, como una ya existente llamada “Pasa la voz”, pero sobre todo insisten en que la educación tiene que estar acompañada de algunas acciones de gobierno que no han sido eficientes, como la dotación de personal especializado en salud sexual en los centros de salud de las comunidades indígenas. 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *