CARGANDO

Escribe para buscar

Ira, factor para enfermedades cardíacas

Corazón

Ira, factor para enfermedades cardíacas

Compartir
Enojarse constantemente y ser hostil son factores que pueden propiciar el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, ya que se producen cambios metabólicos que alteran el torrente sanguíneo y pueden conducir a un infarto, señaló Dolores Mercado Corona, de la Faculta de Psicología de la UNAM.
 
Estos estallidos emocionales, de acuerdo con la especialista, son respuestas asociadas al estrés, las cuales provocan cambios en el sistema nervioso, que permiten que el organismo responda con intensidad.
 
El infarto es producido por las catecolaminas, que son neurotransmisores liberados en la sangre cuando existe un episodio de ira o enojo muy intenso, las cuales pueden bloquear la luz de las venas y las arterias, ocasionando insuficiencia sanguínea en el corazón.
 
Por ello, la especialista desarrolló el Cuestionario de Ira y Hostilidad (CIH), instrumento de medición específico para los mexicanos, por medio del cual se pretende derivar un tratamiento psicológico de acuerdo al puntaje obtenido por el paciente.
 
“Se ha demostrado, y hay estudios suficientes, que en el momento que esas conductas son demasiado frecuentes e intensas, son un factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares, y también es un elemento destructivo de las relaciones interpersonales”, explicó la investigadora.
 
También señaló que se trata de problemas difíciles de controlar, aún en terapia, por lo que se requiere que exista interacción entre el médico y el paciente, pero éste debe experimentar algunos cambios en su conducta, lamentablemente, según los especialistas, los pacientes tienden a creer que ellos están bien y los demás no. 
 
Finalmente, la especialista señaló que tardaron 11 años en desarrollar este trabajo, pero que el principal objetivo, entre otros, es “auxiliar a quienes tienen algún factor de riesgo para desarrollar enfermedades cardiovasculares. Este instrumento de medición permite ayudar a las personas a regular la aparición, duración e intensidad”, concluyó. (Fuente: UNAM)
 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *