LOADING

Type to search

Inyectan a mujer parafina y aceite de carro

especiales

Inyectan a mujer parafina y aceite de carro

Share

Priscila es una joven de 23 años de Sonora que se encuentra en riesgo de muerte desde hace mes y medio por someterse a una cirugía plástica hecha con parafina y aceite de carro.

María García, madre de Priscila, relata que el 16 de junio llevó a su hija al hospital después de que notó que sus piernas presentaban un color morado casi negro principalmente en los muslos.
 
Al llegar al Hospital General del Estado (HGES), los doctores le informaron que la mala práctica médica hecha por un supuesto cirujano plástico es la consecuencia de su malestar, en ese momento  Priscila ya registraba fiebre.
 
Revela que tras realizarse estudios, los médicos le informaron que su hija fue inyectada con parafina, un hidrocarburo líquido combustible que se extrae principalmente del petróleo crudo y también con aceite de automóvil.
 
“Yo le vi negras las piernas, me dijo, “mamá me siento tan mal… Fue un travesti que le dicen La Sugehy pero no sé cómo se llama”… Y que le dijeron que ese fulano ya se fue al otro lado (Estados Unidos). No sé por qué se hizo eso, no lo necesitaba, pero ella me dijo que se miraba flaquita y quería volumen, eso dijo”, cuenta la madre.
 
La práctica fue hecha en el municipio fronterizo de Nogales, porque un amigo le recomendó que acudiera con ese supuesto cirujano plástico, agrega la madre que su hija aceptó, pero a los días, cuando regresó a Hermosillo comenzó a sentirse mal.
 
Mary García, dice que es atendida en el Hospital General, pero requiere de apoyo porque el tratamiento para retirar esa sustancia es costoso, se trata de un sistema VAC, esponjas que absorben esos aceites del cuerpo, que deben colocarse cada cuatro días y la aplicación cuesta 20 mil pesos.
 
Reitera que pide apoyo, para salvar la vida de su hija, quien es madre soltera de dos varones de cuatro y dos años, que se encuentran a su cuidado y del abuelo.
 
La madre prefirió no otorgar más datos personales de su hija para conservar un poco su privacidad, pero quiso evidenciar el caso también para dar a conocer que existen “charlatanes” que dicen ser cirujanos plásticos.
 
 
 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *