CARGANDO

Escribe para buscar

Hay que decir adiós a los alimentos azucarados

especiales

Hay que decir adiós a los alimentos azucarados

Compartir

Es sabida la recomendación de beber líquidos para evitar los cálculos en el riñón, pero quienes ingirieron bebidas azucaradas, como refrescos o jugos, tuvieron 33 por ciento más de riesgo de padecer piedras en los riñones que quienes tomaron agua simple. 

 
Pietro Manuel Ferraro, médico general y autor del estudio, indicó que el azúcar presente en esas bebidas puede ser la culpable, ya que se descubrió que incrementa ciertos factores de peligro para los tipos más comunes de piedras en el riñón. 
 
La opción es tomar agua natural en lugar de las azucaradas, aunque el análisis también encontró que el café, el té, el jugo de naranja, la cerveza y el vino se relacionaban con una incidencia menor de este padecimiento.
 
Además, hay otros padecimientos que seguramente desconocías sobre consumir alimentos con mucha azúcar, como la reacción que tiene sobre el cerebro. 
 
Se sabe que el azúcar puede generar problemas al corazón e influir en el peso corporal, pero hay una serie de efectos negativos por los que se debe moderar el consumo de esta sustancia.
 
Y es que mucha gente ingiere más de cinco veces la cantidad necesaria de azúcar, el cerebro la toma como una recompensa y entonces se modifican ciertas funciones cerebrales, pero si se ingiere moderadamente no alcanza a provocar efectos mayores.
 
La Universidad de California estudió a varios niños con obesidad y encontraron que su cerebro reaccionaba diferente al de los niños con un peso normal, porque se les encendía un antojo mucho mayor relacionado con la “recompensa de comida”. 
 
En 2012 investigadores realizaron otro estudio que se basó en el comportamiento de las ratas a las que se les suministró altas cantidades de azúcar y se demostró que sus funciones cerebrales se veían notoriamente disminuidas; afectaba su memoria y hacía lento el aprendizaje
 
Otra de las reacciones es que desarrolla una mayor tolerancia a la insulina, lo que también sucede con los humanos, y afecta de manera directa a las células del cerebro, entorpeciendo la sinapsis y con ello la memoria y la cognición.
 
Además, al alto consumo de azúcar se le relacionan otros trastornos como depresión, ansiedad, irritabilidad, fatiga o Alzheimer (Con información de Womens Health y Upsocl).

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *