CARGANDO

Escribe para buscar

Genética, atracción de los mosquitos

especiales

Genética, atracción de los mosquitos

Compartir

Mucha gente cree que su sangre tiene un sabor especial para los mosquitos, porque siempre amanecen llenos de picaduras, mientras que a los demás no los tocan.

 
Sin embargo, los científicos encontraron que la genética es un factor determinante en la elección de los mosquitos.
 
Con el fin de comprobar si su genética determinaba el comportamiento de los mosquitos, los investigadores estudiaron a cuarenta parejas de gemelas, a quienes se les expuso a la picadura de mosquitos; 18 eran gemelas idénticas, es decir que comparten el 100 por ciento de los genes, y 19 mellizas.
 
Los mosquitos sí mostraron preferencia entre alguna de las mellizas, mientras que  en el caso de las gemelas idénticas elegían con el mismo interés a las dos hermanas.
 
De acuerdo con los científicos de las universidades de Londres, Florida y Nottingham la conclusión es que el comportamiento de los insectos se debe a un componente genético subyacente al tipo de olor humano, una diferencia genética que es detectable por los mosquitos a través del olor y que se utiliza durante la selección de la persona.
 
Anteriormente se había encontrado que el olor corporal es el elemento clave que atrae a los mosquitos hacia las personas y además puede variar en función de otros factores,  por ejemplo, beber cerveza atrae más las picaduras; o la temperatura corporal, el sudor, la emisión de CO2, la ropa de colores oscuros, las bacterias de la piel y las embarazadas.  
 
De los 400 tipos de compuestos que secretan las personas, 85 por ciento tiene un origen genético, pero identificar la combinación que atrae a los mosquitos es una tarea complicada. 
 
James Logan, líder del estudio, explicó que la sangre es un elemento esencial en el ciclo vital de la mayoría de las especies de mosquitos, ya que proporciona a las hembras las proteínas necesarias para producir huevos. 
 
Los investigadores sugieren que quizá la diferencia se deba  a que algunas personas estarían desarrollando en sus genes una estrategia de defensa natural que las protege frente a las picaduras.
 
Las gemelas voluntarias habían superado la menopausia, para evitar que factores como el ciclo menstrual influyera en los mosquitos, además se les pidió no tomar cerveza, ajo y cebolla para que no surgieran olores específicos que modificaran su comportamiento (Con información de El País). 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *