CARGANDO

Escribe para buscar

Despertador no se debe postergar

Sin categoría

Despertador no se debe postergar

Compartir

El día ya inicio y la alarma está sonando, ¿qué hacemos ante ello? Fácil, la posponemos para tomarnos “cinco minutos más” porque según todos, esto nos ayudará a levantarnos descansados, pero realmente, ¿esto es efectivo?

La respuesta a esto es un gran no, porque puede producirse inercia del sueño, es decir, un estado de somnolencia y desorientación que se produce cuando nos despertamos de forma abrupta tras un sueño profundo.
 
Juan José Ortega, vicepresidente de la Sociedad Española del Sueño (SES), explica que este mismo efecto ocurre cuando dormimosmás de la cuenta, porque no pasamos por lo ciclos que nos preparan para despertar.
 
Asimismo, indica que retrasar la alarma, provoca alteraciones en el ritmo circadiano, porque solo engañamos al organismo.
 
“Nuestro organismo se prepara para despertarse dos horas antes de la hora. Primero, se alcanza el pico más bajo de temperatura corporal; luego desciende la melatonina hasta el nivel más bajo, que pasa a las ocho de la mañana, y sube el cortisol”, explicó.
 
Por su parte, Robert S. Rosenberg, director médico del Centro de Trastornos del Sueño en Prescott Valley (Arizona), concuerda que retrasar la alarma, hace que el cuerpo lo tome a mal, ya que por un lado, se fragmenta un sueño adicional que acaba siendo de poca calidad y por otro, se incita al cuerpo a entrar a una nueva fase de sueño sin tiempo suficiente para completarlo, lo que provoca que se tengas somnolencia durante el día.
 
 “Se ralentiza su capacidad para tomar decisiones; hay un deterioro en la memoria y, en general, se ve perjudicado su rendimiento”, indicó.
 
De igual manera, Diego García-Borreguero, neurólogo director del Instituto del Sueño, puntualiza que el uso del despertador es de por si, una forma artificial de volver al estado de vigilia, lo que hace que nuestro cerebro tenga dificultad para arrancar, por lo que si además de eso se posterga, tendremos peores efectos, aunque no tan drásticos como la inercia del sueño.
 
“Vamos a tener sueños cortos de mala calidad que no van a tener un efecto restaurador, ¿Solución? Acostarse antes, porque la propina del sueño de la mañana no va a solucionar el cansancio”, dijo Borreguero.
 
(Con información de El País)
 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *