CARGANDO

Escribe para buscar

Cuidados paliativos en el cáncer

Cáncer

Cuidados paliativos en el cáncer

Compartir

El tratamiento para combatir el cáncer, no se enfoca solamente en el aspecto físico, sino que también en el emocional, pues el proceso que enfrentan los pacientes, es tan fuerte que altera su mente y calidad de vida.

Una parte fundamental en el tratamiento, son los cuidados paliativos, los cuales tienen como objetivo, hacer que el paciente tenga una mejor calidad de vida y evitar que sufra mucho.
En entrevista a Su Médico, la Dra. Ingrid Schoereder, Psicooncóloga  y especialista en cuidados paliativos,  explica que estos cuidados, están enfocados en suministrar a los pacientes medicamentos para evitar el dolor que causa la enfermedad, así como para tratar otras complicaciones.
Estos cuidados se suelen dar no precisamente cuando los pacientes están en etapas terminales, sino cuando la calidad de vida y la salud emocional están siendo afectadas y se produce inestabilidad emocional.
 “Es muy importante que el paciente logré esta estabilidad, para que haya mejor adherencia al tratamiento”, señaló
Para la parte emocional, la doctora menciona que es importante contar el apoyo de un Psicooncólogo; sin embargo, muy pocos médicos están conscientes de ello.
“Si el médico va de la mano con un Psicooncólogo, los resultados pueden ser mejores porque el paciente, emocionalmente está  más estable”, explicó
Este apoyo, debe darse en todo el recorrido que hace el paciente con cáncer: desde que se da el diagnóstico, cuando se tienen las primeras angustias y miedos, al recibir el tratamiento y hasta que se cura o en el peor de lo casos, fallece.
Afrotando el cáncer
La especialista indica que una clave para no sentirse angustiado o estresado al saber que se tiene cáncer, es estar informado sobre la fase en que está la enfermedad, los tratamientos que se van a indicar, los riesgos implicados y todo de lo que se tengan dudas. Lo más importante es que los pacientes nunca se queden con preguntas.
“Si el oncólogo le explica al paciente que es lo que pasará y cuáles son las opciones, esto ayudará a que el paciente vea qué posibilidades tiene, lo que bajara el estrés. El problema, es que no lo hacen muchos oncólogos porque dan solo un diagnóstico, dejando a los pacientes son muchas dudas”, puntualizó.
Además de buscar la estabilidad en el paciente, es importante buscar la de la familia, ya que es un factor muy importante en el proceso de la enfermedad.
“La familia es indispensable en este tratamiento del cáncer porque si la familia no está bien y está angustiada, esa angustia la transmite al paciente y al final, éste vive una enfermedad mucho más estresante”, dijo.
De igual manera, platicar con personas que estén o hayan pasado por la misma situación, es algo muy benéfico para los pacientes porque además de sentirse identificados y comprendidos, se sienten apoyados y reciben consejos que les pueden ayudar a llevar de una mejor manera el proceso.
“No es lo mismo que alguien que no ha vivido el cáncer, te diga recomendaciones, a que alguien que ya lo vivió que te diga qué cosas le sirvieron para salir adelante”, señaló.
Cáncer no significa muerte ni culpa 
La doctora explica que el cáncer causa mucho estrés y angustia porque lo primero que los pacientes piensan al saber que lo tienen, es en muerte, lo que en muchos casos puede causar depresión.
Este pensamiento se debe a que anteriormente, cuando se detectaba cáncer, las probabilidades de supervivencia eran inferiores: sin embargo, los avances en los tratamientos y estudios, han disminuido la tasa de mortalidad, principalmente cuando es detectado en etapas tempranas.
De igual manera, en muchas ocasiones el cáncer provoca culpa, de la cual hay dos tipos: personal y con la familia.
La personal surge cuando el paciente llega a pensar que enfermó porque tal vez hizo algo malo y que está recibiendo un castigo, mientras que la familiar ocurre cuando se tiene que depender de los demás para hacer las actividades habituales y para estar acudiendo al hospital.
“Nadie se merece tener cáncer, simplemente tenemos que aceptar que estamos viviendo en una época donde el cáncer es parte de nuestra vida, como familiar y como paciente. Eso se tiene que entender y no buscar echar la culpa a alguien”, resaltó.
Una oportunidad de cambio
Aunque el cáncer sea un momento difícil, puede representar una oportunidad para comenzar una nueva vida con nuevos retos y objetivos.
Estos cambios van desde tener nuevos hábitos, rutinas, trabajos, cambios al aspecto físico, etc. Todo depende de lo que el paciente decida cambiar.
“Para lograrlo, aunque depende mucho del cáncer que se tuvo, es importante estar consciente de que la vida que se tenía antes y durante la enfermedad, debe quedar atrás, así como el sufrimiento y los malos hábitos que se tenían, para así reestructurar la vida”, concluyó.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *