CARGANDO

Escribe para buscar

Conoce las causas que generan mal aliento

especiales

Conoce las causas que generan mal aliento

Compartir

La halitosis es un problema de mal aliento que afecta al 40 por ciento de la población. Este mal puede llegar a ser uno de los grandes inhibidores físicos del apetito sexual. 

 
Eroski Consumer responde qué tipos existen, qué la causa y cómo detenerlo.
 
La halitosis es cualquier olor desagradable de aire que se despida. Normalmente está relacionada con una mala higiene bucal y, en el 80 por ciento de los casos, según la Guía Clínica de Halitosis de Atención Primaria de Salud, se ocasiona en la propia cavidad bucal. 
 
Se provoca por la descomposición de restos de alimentos, células, sangre y algunos componentes de la saliva que dan lugar a compuestos de azufre y otros gases. Aunque al principio pueda no ser grave, el mal aliento tiene implicaciones sociales importantes y puede devaluar la calidad de vida del afectado. Sin embargo, pocos acuden con su médico familiar para consultar el problema. 
 
Tipos y causas 
Debe tenerse en cuenta que existen factores que producen una disminución de la cantidad de saliva, que favorecen la sequedad bucal y provocan halitosis, como roncar, fumar, sufrir estrés, hablar durante mucho rato y también tomar fármacos como antidepresivos, antihipertensivos y antihistamínicos. 
 
La halitosis se clasifica en: 
Fisiológica: cuando se debe a una disminución de la secreción de saliva durante el descanso nocturno y responde bien a la higiene bucal. 
 
Patológica: El origen que está en la cavidad bucal representa entre el 80 y 90 por ciento de los casos: la enfermedad crónica periodontal y la gingivitis son las causas más frecuentes, seguidas de la mala higiene bucal, reconstrucciones dentales, absceso dentario e infecciones víricas, bacterianas o fúngicas.
 
Entre los motivos externos a la boca que pueden provocar un aliento desagradable están las enfermedades respiratorias y otorrinolaringológicas -de un 5 al 8 por ciento-, como sinusitis, pólipos nasales o bronquiectasias; enfermedades digestivas -2 por ciento-; y otras -1 por ciento-, como diabetes mellitus, insuficiencia renal y hepática. 
 
Pseudopatológica: La persona percibe mal aliento, pero el resto no lo detecta. También se denomina halitofobia o halitosis psicosomática. 
 
Cómo acabar con el mal aliento 
Hay una serie de prácticas que, además de evitar el desarrollo del mal aliento, pueden acabar con él: 
  • Mantener una correcta higiene dental (cepillarse durante tres minutos reales), sin olvidar la lengua para disminuir el acúmulo de bacterias, tres veces al día. También hay que utilizar la seda dental o los cepillos interproximales para eliminar de forma completa los restos alimenticios y la placa bacteriana depositados entre los dientes y bajo el borde de la encía. 
  • Para prevenir la sequedad bucal es importante mantener una buena hidratación, por lo que se recomienda beber mucha agua. 
  • Reducir los intervalos entre las comidas y los alimentos como la cebolla, el ajo y especias de sabor intenso. 
  • Seguir una alimentación sana y equilibrada, con el incremento de alimentos naturales; así como disminuir el consumo de tabaco, alcohol y café. 
  • Visitar al dentista mínimo una vez al año (con información de 20 minutos).

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *