CARGANDO

Escribe para buscar

Clases de música favorecen el desarrollo cerebral

ninos

Clases de música favorecen el desarrollo cerebral

Compartir

Un programa de música de la comunidad, dirigido a jóvenes en situación de riesgo, tiene un efecto biológico sobre el sistema nervioso en desarrollo de los niños, evidenció un estudio realizado por la Universidad de Northwetern, en Illinois, Estados Unidos.

Reveló que dos años de clases de música mejoran la precisión con la que los cerebros de los niños distinguen sonidos similares del habla, un proceso neural que está vinculado a las habilidades de lenguaje y lectura.
 
Sin embargo, un año de entrenamiento es suficiente para generar cambios en el sistema nervioso
 
La autora principal del estudio, Nina Kraus resaltó que en esta investigación se demuestra que los programas de música de la comunidad pueden ‘remodelar’ los cerebros de los niños de manera que mejora su procesamiento de sonido, lo que podría conducir a mejores habilidades de aprendizaje y del lenguaje.
 
El trabajo ‘Los programas de enriquecimiento musical mejoran la codificación neural del lenguaje en niños en riesgo’ fue publicado en la revista Journal of Neuroscience, y es de los pocos análisis que evalúa los cambios biológicos después de la participación en un programa de educación musical existente.
 
Kraus y su equipo colaboraron con Harmony Project, una iniciativa que durante más de una década ha proporcionado educación musical gratuita a miles de niños desfavorecidos en zonas de pandillas en Los Ángeles, California.
 
En la investigación se involucró a niños con edades de entre 6 y 9 años. El equipo viajó a Los Ángeles para evaluarlos a medida que participaban en programas de Harmony Project y regresaron durante verano en los dos años siguientes para evaluarlos.
 
La especialista explicó que utilizaron una sonda neural rápida y de gran alcance que permitió calibrar el procesamiento del habla con una precisión sin precedentes, con la que se encontraron cambios en el cerebro tras dos años de formación musical.
 
Destacó que los resultados son una prueba de que es un error pensar en la educación musical como una solución rápida, pero sí que es una parte activa de la educación de los niños, por lo que la música puede tener un impacto profundo y permanente en la escucha y el aprendizaje.
 
Con este hallazgo, ahora la formación musical sostenida es un método basado en la evidencia para cerrar la brecha en el rendimiento entre niños pobres y los más favorecidos, comentó Margaret Martin, fundadora del Proyecto Harmony.
 
Agregó que desde el año 2008, el 93 por ciento de las personas mayores del Proyecto Harmony había acudido a la universidad, a pesar de las tasas de deserción del 50 por ciento o más en sus barrios, por lo que dijo que ahora se sabe que el éxito se basa, al menos en parte, a los cambios cerebrales únicos conseguidos al hacer música (Con información de Infosalus).

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *