CARGANDO

Escribe para buscar

Cirugía innovadora impide amputación

especiales

Cirugía innovadora impide amputación

Compartir

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Jalisco, ha realizado una serie de operaciones innovadoras que evitó que tres personas que sufrieron un accidente perdieran una extremidad, ya que tomaron sus músculos activos para que los miembros pudieran recuperar sus funciones y así poder reintegrarlos a su vida habitual.

Uno de los pacientes es Eduardo Ledesma de 21 años, quien en enero de 2012, sufrió un desgarramiento de raíz de los nervios de la espalda ligados a su brazo (traumatismo del plexo braquial) e hiperextensión, teniendo como resultado su brazo derecho totalmente destrozado.
 
Eduardo era portero a nivel profesional, pero al tener el accidente, sus sueños se vieron truncados porque los doctores le explicaron que tenían que amputar su brazo para reducir el riesgo de infecciones y complicaciones médicas, por lo que decidió buscar otras alternativas.
 
En su búsqueda, llegó al Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional de Occidente del IMSS, en Jalisco, donde lo canalizaron con el doctor José Cesar Camaño Bautista, especialista en mano, quien después de revisar al paciente varias veces, le indicó que después de varias intervenciones, podría recuperar el movimiento de su brazo.
 
Para la cirugía, el médico tomó músculo del pectoral para que éste fuera realizando la función perdida de su antebrazo. Posteriormente, seleccionó músculos activos (no imprescindibles) para sustituir a los inactivos, una práctica médica altamente especializada que se lleva a cabo en el hospital del IMSS.
 
Después de dos operaciones que duraron más de cinco horas y con extensas sesiones de rehabilitación, Eduardo comenzó a mover su brazo nuevamente y a trabajar con pesas de 5 kilogramos.
 
Otro que también se sometió a esta cirugía es José Jairo, quien a los 19 años, estuvo a punto de perder su brazo cuando éste quedó atrapado en una maquina corrugadora y lo aplastó.
 
Al igual que Eduardo, José deicidio buscar otras opciones para evitar perder el brazo, pues los médicos le decían que era más fácil y viable amputárselo.
 
De una u otra manera, José logró llegar con el doctor Camaño Bautista, quien le indicó que necesitaría de cinco intervenciones y de largas horas de rehabilitación en el hospital y en casa.
 
“Se utilizaron injertos y colgajos para cubrir la gran lesión y para dar mayor oportunidad de que los tendones corran y se puedan mover”, explicó el especialista
 
Uno de los casos más difíciles señala el médico, es el de Yolanda, quien fue atropellada y quedó debajo del vehículo, lo que provoca que su brazo se desprendiera del torso.
 
Yolanda no podía valerse por si misma, por lo que necesitaba la ayuda de sus hijos para hacer sus actividades básicas como comer.
 
Después de un año tres meses de que sufrió el accidente, Yolanda llego al centro de espacialidades con el médico, quien le dijo que debido al tiempo trascurrido, tenía pocas esperanzas de que la cirugía fuera exitosa.
 
“En principio se optó por trasponer músculos activos para dar movimiento a su extremidad; utilizamos el pectoral mayor para producir la flexión del antebrazo y el trapecio supraclavicular —situado en la región posterior del cuello y el tronco— para elevar el brazo y activar el movimiento de la mano; dejamos pasar un año de la primera intervención y Yolanda tuvo otras tres operaciones; el uso del músculo trapecio supraclavicular fue fundamental en su caso”, recordó el especialista.
 
Cuatro años después del suceso, Yolanda continua en tratamiento, pero a diferencia de antes, ya puede mover sus brazos y manos, por lo que se siente más fuerte y con el autoestima alta.
 
“Ninguna persona debe ser amputada por lesiones catastróficas o del plexo braquial (desgarramiento de nervios que surgen de la columna y bajan hasta el hombro, brazo y mano), pues existe la posibilidad de reconstrucción en fase temprana o incluso tardía para reparar los músculos dañados o inactivos, y así recuperar, lo mejor posible, su proyecto de vida”, señaló el especialista.
 
(Con información de Cristina Pérez-Stadelmann de El Universal)
 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *