CARGANDO

Escribe para buscar

Cinco secretos sobre la meditación

Sin categoría

Cinco secretos sobre la meditación

Compartir

La meditación es la práctica de un estado de atención concentrada sobre un objeto externo, un pensamiento, la propia conciencia o el pleno estado de concentración, lo que no se relaciona directamente con el yoga como mucha gente piensa.

A través de los años, la meditación ha sido usada con propósitos intelectuales, de salud o religiosos ya que se ha demostrado que algunas técnicas de meditación ayudan a mejorar la concentración, la memoria así como el sistema inmunitario y la salud en general. Es por eso que te presentamos cinco cosas que seguramente no sabías sobre esta práctica.
 
1. Dominas tu mente
Aunque creamos que es difícil silenciar nuestra mente, la meditación nos permite callarla o al menos dirigirla. Para lograr esto, es ideal hacerlo a través de un mantra o bien con el ritmo de nuestra respiración. Mientras meditamos, debemos vivir el momento presente sin pensar en los pendientes en la oficina o los deberes en el hogar.
 
2. Para meditar sólo necesitas unos minutos
Una de las principales características de la meditación, es que no existen reglas para la duración de una sesión, ya que en ocasiones, unos cuantos minutos son suficientes para equilibrar nuestros pensamientos. 
 
3. La respiración es sumamente importante
En la meditación Zen lo que tenemos que hacer para entrar en éste estado, es observar nuestra propia respiración. Para esto, debemos sentarnos en silencio y mantenernos quietos mirando cada inhalación y exhalación sin pensar en nada más.
 
4. No intentes luchar con tus pensamientos
Lo más difícil al comenzar a meditar, es lograr que la mente no te distraiga ya que sin querer habremos pensado en todas nuestras preocupaciones, tareas y alguna que otra ocurrencia. Esto puede generar que te sientas frustrado, sin embargo es normal, lo importante es que no te detengas en esos pensamientos, sólo déjalos pasar.
 
5. Todas las personas pueden meditar
Para meditar no existen restricciones de edad, género o nacionalidad. Inclusive si te consideras una persona no espiritual, también puedes hacerlo. No te cierres ante la oportunidad de mejorar tu equilibrio mental y tu salud. (Con información de La Razón)

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *