CARGANDO

Escribe para buscar

Chimpancés y humanos menores socializan igual

ninos

Chimpancés y humanos menores socializan igual

Compartir

El Instituto Max Planck, de Alemania descubrió que el comportamiento social de los seres humanos empieza a construirse antes de los dos años de edad y que los primeros pasos para convivir pacíficamente en grupo dependen de repetir o imitar las costumbres que maneja la mayoría del grupo. 

Precisaron que el mecanismo de aprendizaje humano antes de los dos años de edad es igual al que usan los chimpancés para organizarse en grupo, asimilando hábitos de la mayoría, pero es diferente al de los orangutanes que no son proclives a imitar a otros miembros de su especie.

El estudio pertenece a los campos de Antropología Evolutiva y de Psicolingüística y fue publicado en la reciente edición de la revista Current Biology.

El reporte del estudio comienza afirmando que los padres contemporáneos deberían saber que desde antes de que salgan todos los dientes a los niños y niñas ya tienen la tendencia a seguir a las mayorías.

“Esta tendencia a seguir y repetir lo que la mayoría está haciendo es un mecanismo de aprendizaje rápido que no sólo poseen los humanos, sino otros primates, como los chimpancés, pero no se manifiesta del mismo modo entre los orangutanes, lo que indica que habrían seguido un camino evolutivo diferente”, detalla el estudio publicado en Current Biology.

Para el ejercicio se observó el comportamiento de niños y niñas menores de dos años que eran introducidos a un grupo sin que tuvieran experiencias previas de socialización. Lo mismo se hizo con chimpancés que llegaban a un nuevo grupo con hábitos diferentes.

Según las observaciones del equipo del Instituto Max Planck, dirigidos por el doctor Daniel Haun, tanto los menores de dos años como los chimpancés copiaron y adquirieron gestos, movimientos o sonidos que observaron en por lo menos tres de los miembros del grupo, mientras que no adquirieron movimientos o hábitos muy arraigados en un solo de los miembros del grupo, aunque este tendiera a repetirlos varias veces a lo largo del tiempo de contacto.

“Lo que vemos aquí es que, al contrario de lo que muchos pensaban, la influencia de los grupos en la conducta humana empieza mucho antes de lo que se pensaba, desde antes de los dos años y esto habla de la percepción que el individuo tiene de sí mismo y el aprendizaje de que puede integrarse más fácil al un grupo copiando los hábitos de las mayorías”, explicó el doctor Haun. 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *