CARGANDO

Escribe para buscar

Atención especial para niños con autismo

ninos

Atención especial para niños con autismo

Compartir
Aunque las causas no están bien establecidas, se considera que, además del factor genético, el autismo también puede deberse a fallas de los padres en la crianza, porque los niños son poco estimulados desde los primeros días de su nacimiento, dijo en SUMEDICO Radio el especialista Francisco Shimasaki, adscrito al Hospital Psiquiátrico “Fray Bernardino Alvarez”. Escucha la entrevista parte 1 y parte 2
 
A un día de la conmemoración del Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, celebrado el 2 de abril, el especialista abundó dentro del trastorno conocido como autismo, la cual conduce a los niños, a partir de los 3 o 4 años de edad, a una vida de aislamiento y poca socialización.
 
“El autismo es una alteración en el desarrollo del niño, grave y progresiva, que afecta permanente y profundamente la comunicación, el juego intencionado, la imaginación, la forma de planificar y la relación del niño con el mundo exterior”, explicó. 
 
Primeros síntomas y tratamientos
 
De acuerdo con el especialista, el autismo puede presentarse alrededor de los 3 o 4 años de edad, porque “un niño puede tener un desarrollo normal en el primero o segundo año de vida, pero después se retraen socialmente, tienen fallas en el lenguaje, no ven directamente a los ojos y se convierten en niños aislados, esos pueden ser los síntomas que marquen la pauta”, indicó. 
 
El doctor Shimasaki explicó que en psiquiatría existe un área denominada paidosiquiatría, la cual se encarga de realizar una evaluación y determinar cuáles son las áreas afectadas por este padecimiento, y dependiendo de los resultados se canaliza al paciente a la terapia que le corresponda, por ejemplo terapia de lenguaje o el juego, “y ocasionalmente se utilizan medicamentos, ya que esta enfermedad puede cursar con hiperactividad o cierta agresividad, lo cual puede provocar que los niños se lesionen, así que hay que controlarlos”, indicó. 
 
El especialista también señaló que si bien en México existen pocos centros especializados, es necesario que los padres acudan a lugares específicos, que cuenten con paidopsiquiatras, pero también indicó que es muy importante el trabajo de la familia, ya que un diagnóstico así puede ser muy desgastante para los padres de familia y la estabilidad familiar, porque la familia debe involucrarse de lleno, ya que se trata de un padecimiento de toda la vida. 
 
Evolución
 
“El autismo se divide en dos tipos, de alto y bajo funcionamiento, hay niños con una gran inteligencia que son de alta funcionalidad, y se nota la diferencia cuando un paciente tiene rehabilitación en ciertas áreas, ya que puede lograr cierta independencia y tener una vida casi normal”, explicó el doctor Shimasaki. 
 
No obstante, de no diagnosticarse ni atenderse a tiempo un problema de autismo, el paciente puede enfrentar consecuencias difíciles como ver permanentemente afectada su parea de socialización, ausencia total del lenguaje, falta de interacción con el medio ambiente, y conductas de auto-lesión como morderse o desprenderse pedazos de piel. 
 
Trato especial
 
“El niño con autismo debe tener un trato especial –señaló el especialista–, ya que un simple cambio en su rutina puede afectarlo significativamente. En México existe un centro de atención especial dentro del ‘Hospital Juan N. Navarro’, en donde cuentan con personal capacitado y equipo especial para la clínica de autismo, la cual tiene un buen número de pacientes y con muy buenos resultados”, señaló el doctor Shimasaki. 
 
Factores
 
Otro factor que interviene en el desarrollo de un problema de autismo es el ambiental, ya que, como señaló el doctor Shimasaki, puede intervenir el estrés durante el embarazo, el contacto con metales pesados como el mercurio, así como la contaminación ambiental y la poca estimulación, porque un niño que está solo mucho tiempo, sin que jueguen con él, lo carguen o lo besen, puede desarrollar autismo”, indicó. 
 
Finalmente, el doctor explicó que no existen estudios de prevención de laboratorio como una tomografía o una resonancia, sino diagnósticos clínicos, en donde, por medio de una escala psicológica, es posible determinar el grado de autismo que se va desarrollando. 
 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *