LOADING

Type to search

Así ataca el zika al cerebro de los bebés

De Mujeres Soy mamá

Así ataca el zika al cerebro de los bebés

Share

Con la alerta de la transmisión del virus del zika, se alertó a las mujeres embarazadas de reforzar las medidas de precaución, pues sus bebés podrían sufrir malformaciones congénitas.

Aunque se indicó que no existían pruebas que lo comprobaran, un estudio ha dado un nuevo giro al tema ya que muestra lo que en realidad le ocurre a los recién nacidos.

A través de un catálogo de escáneres cerebrales y resonancias de 17 bebés nacidos de madres que contrajeron el virus y 28 sin prueba científica pero con los síntomas, los investigadores muestran que el zika ataca más allá de la microcefalia.

La mayoría de los bebes nacieron con microcefalia, pero muchos otros sufrieron otro tipo de discapacidades como daños en el cuerpo calloso, que coordina los hemisferios del cerebro y es vital para el movimiento, equilibrio, habla y ganglios basales, los cuales se relacionan con el pensamiento y las emociones.

“Las deformaciones que hemos visto en el cerebro sugieren una interrupción temprana del proceso de desarrollo de cerebro”, indica Deborah Levine, una de las autoras del estudio.

No son los únicos problemas

Los especialistas indicaron que estas imágenes demuestran que además de estos problemas, los bebés pueden desarrollar otros a medida que vayan creciendo.

Un ejemplo de ello es que los bebés tenían daños en el córtex, neuronas que no habían llegado a su lugar de ubicación en el cerebro o grumos de calcio.

“Preocupados por casos intermedios que aún no conocemos y bebés a los que tenemos que dar seguimiento para saber si tienen deformaciones corticales”, indicó Levine.

¿Qué mostraron las imágenes?

En el estudio, tres bebés murieron en los primeros tres días de vida, por lo que los investigadores trabajaron sobre sus autopsias.

Entre ellos, hay dos escáneres de unas gemelas que desarrollaron microcefalia, en las que se aprecia que tienen pliegues de piel y partes frontales del cerebro dañadas, así como un menor tamaño del órgano.

Levine añadió que el virus provoca que partes del cerebro no se formen correctamente, causando obstrucción porque los ventrículos o cavidades cerebrales están tan llenos de líquido.

Asimismo se encontró que uno de los bebés no tenía el tamaño de cabeza que indica microcefalia, pero esto se debía a que los ventrículos están llenos de fluido espinal, el cual no puede drenarse.

“Los ventrículos han explotado y han hecho que el cerebro aumente”, dijo.

De igual manera, 38 bebés presentaron anormalidades en el cuello calloso.

“En alguno de ellos estoy segura de que no fue allí. Eso tampoco significa que no se formara o fuera destruido”, concluye Levine.

(Con información de New York Times)

Tags:

You Might also Like

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *