CARGANDO

Escribe para buscar

Advierten sobre piojos de alta resistencia

ninos

Advierten sobre piojos de alta resistencia

Compartir

En 1997 se detectó, por primera vez, que había nuevas cepas de piojos que eran resistentes a los medicamentos que normalmente se usan contra ellos y que son de venta libre. Desde entonces se ha incrementado este problema por lo que cada vez será más común consultar al médico para pedir tratamientos cuya venta requiere receta. Esta es una estimación del departamento de Dermatología de la Clínica Mayo, difundido ayer en Rochester, Minnesota. Clínica Mayo es una entidad sin fines de lucro fundada en 1889.

El problema de las infestaciones con piojos se ha extendido en los países con economías fuertes. Existen estimaciones de que entre 5 y 20% de las escuelas de países desarrollados han reportado alguna vez problemas con piojos. Entre ellos, hay escuelas donde más del 43% de los alumnos infectados tenían la variedad resistente a medicamentos comunes. 
 
Estos casos más severos posiblemente se deben a que esos alumnos viajan más y han adquirido especies que se hicieron fuertes frente a los medicamentos que comúnmente se usan para eliminarlos, como la piretrina o la permetrina.
 
La doctora Dawn Davis, especialista en dermatología, indicó en un artículo de divulgación de la Clínica que a pesar de que los tratamientos de venta libre para los piojos del cabello, por lo general son eficaces, en ciertos casos no funcionan.
 
“Algunas cepas de piojos del cabello pueden resistirse a los tratamientos de venta libre, y cuando el problema continúa pese al tratamiento en casa, entonces es momento de consultar al médico respecto a otras alternativas terapéuticas de venta bajo receta”, subrayó la especialista.  
 
Inquilinos incómodos
En todos los grupos étnicos humanos se han padecido problemas de piojos. Debido a que habitan en la zona del cabello han desarrollado una gran habilidad para adaptarese a condiciones agresivas del medio ambiente, como el agua, calor, polvo, además de la fricción de los cepillos y la exposición a ciertos químicos de jabones y shampoos.
 
Los piojos del cabello son diminutos insectos parasitarios sin alas, que viven y se alimentan de la sangre del cuero cabelludo de las personas. Los piojos provocan mucho temor, ansiedad e inquietud; pero aunque sean una molestia, por fortuna no contagian enfermedades peligrosas.
 
Se esparcen con facilidad y se pasan de una a otra persona, a través del contacto directo, o bien, cuando se comparten artículos como peines, cepillos del cabello y toallas. Esta es una de las razones por las cuales suelen contagiarse en las escuelas, donde los niños tienen mucha proximidad física. Los piojos del cabello tienden a permanecer a una distancia de 2.5 cm del cuero cabelludo, anclados al tallo piloso.
 
Los mejores lugares en donde buscar piojos, si se tiene la sospecha, son detrás de las orejas, a lo largo de la parte posterior del cuello y cerca del cuero cabelludo. Los piojos son muy pequeños, de un tamaño aproximado al de una semilla de fresa. Los huevos o liendres, son similares a diminutos brotes de sauce y pueden confundirse con la caspa, pero a diferencia de ésta, no es fácil sacarlos del cabello con un cepillo.
 
Atención en niños
La doctora Dawn Davis, dermatóloga de Clínica Mayo, es también profesora asociada de dermatología y pediatría. En el sistema de Clínica Mayo se atiende a un millón de personas cada año, de todo tipo de padecimientos.
 
A partir de esta experiencia, la doctora Davis afirma que debido a que los piojos del cabello se extienden rápido en grupos con estrecho contacto, los niños de edad escolar a menudo se ven afectados.
 
“Por ello, es importante tratar pronto la pediculosis para reducir al mínimo la dispersión dentro de estos grupos. Existe una variedad de tratamientos de venta libre para los piojos del cabello y el más común consiste en utilizar un shampoo que contiene un medicamento como la piretrina o la permetrina para eliminarlos. No obstante, si se descube que algunas cepas de piojos se han vuelto resistentes a estos medicamentos es necesario pensar en alternativas terapéuticas de venta bajo receta médica”, añadió la dermatóloga estadounidense, quien también labora en el área de gestión sanitaria.
 
Sólo con receta 
El malatión es un medicamento recetado para la pediculosis de la cabeza, que se aplica en el cabello y luego se frota para que llegue hasta el cuero cabelludo. La loción de alcohol bencílico es el tratamiento más nuevo para la pediculosis de la cabeza que se aplica en el cuero cabelludo y cabello durante 10 minutos, luego se enjuaga y después se repite durante una semana. Este medicamento no se recomienda en niños menores de 6 meses de edad. 
 
El lindano es un shampoo medicado que a veces se receta para la pediculosis de la cabeza. Sin embargo, debido a la creciente resistencia de los piojos a este medicamento y la posibilidad de graves efectos secundarios, por lo general, el lindano se utiliza sólo cuando otras medidas fallan.  
 
¿Remedios caseros?
Si no deseas recurrir a medicamentos para eliminar los piojos del cabello, puedes intentar con un peine de dientes finos o peine para liendres que físicamente retiran los piojos del cabello mojado. Ahora bien, para que este método sea efectivo, es preciso repetirlo cada tres o cuatro días durante un tiempo mínimo de dos semanas. Siempre puede ser difícil extraer todos los piojos y liendres de esta manera.  
 
Los remedios caseros, como la mayonesa, los aceites o la vaselina de petróleo, aplicados sobre el cuero cabelludo para extinguir a los piojos del cabello, rara vez son efectivos. Algunas personas intentan eliminar los piojos del cabello con calor, por medio de una secadora de cabello, o en ocasiones, también aplican keroseno, sin embargo, estas técnicas pueden conducir a sufrir graves quemaduras, así que no las apliques.
 
Si no logras librarte de los piojos del cabello con tratamientos de venta libre, consulta con el médico, ya que existen tratamientos recetados que por lo general eliminan muy bien el problema.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *