LOADING

Type to search

Adicción al trabajo, esconde problemas

especiales

Adicción al trabajo, esconde problemas

Share
De acuerdo con expertos en psicología laboral, las personas que son adictas al trabajo, “son víctimas de su propia percepción de la realidad” y advierten que dedicar más de 12 horas al día al trabajo puede ser considerada una evasión a los problemas personales, según un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).
 
Muchas personas que dedican tiempo de más al trabajo, corren el riesgo de sufrir un infarto.
Iñaki Piñuel, psicólogo y profesor de la Universidad de Alcalá de Henares, añaden que la adicción al trabajo se reconoce en “la manera en la que uno se siente cuando está en la oficina, así como la razón que le mueve a dedicar más horas y energía de las que debería”. 
 
Los síntomas de una persona que es adicta al trabajo son: 
 
La ocupación profesional es lo que más les importa.- En los casos más extremos, es lo único que aparentemente les satisface en su vidas. La familia, los amigos y el deporte son secundarios e incluso terciarios.
 
Ausencia de compromisos sociales.- Por estar permanentemente conectados con su quehacer laboral, no les quede tiempo para nada más, explica el psicólogo Iñaki Piñuel, de la consultora Mobbing Research, especializada en prevención de riesgos psicosociales.
 
Sienten culpa por no estar trabajando.- Tener que regresar a sus hogares por la noche les incomoda. Cuando se van de vacaciones suelen llevar consigo ordenadores portátiles, para permanecer al tanto del trabajo.
 
Aislamiento social.- Lo que les acaba uniendo a otras personas es el mero interés profesional, que los mantiene constantemente al margen de sus verdaderos sentimientos.
 
Daño a la salud
Las personas que son adictas al trabajo, son susceptibles a desarrollar depresión porque con el tiempo se sienten separados de todo lo que los rodea, además los años de padecer estrés, fatiga y ansiedad daña su salud y en casos extremos provocar un ataque al corazón.
 
Para Juan Carlos Cubeiro, directos de la consultora Eurotalent, la adicción al trabajo es “la más respetada por el sistema de mercado en la que el hombre moderno se está desarrollando”, se esconde un determinado tipo de personalidad, cuyo miedo más característico es el de “no tener ningún valor aparte de sus logros”.
 
“Suelen ser personas con muy poca autoestima, que asocian el valor de una persona con su éxito profesional”, sostiene Cubeiro, que ha tratado con profesionales de este tipo. Así, “se vuelven cada vez más competitivos y preocupados por la imagen que proyectan de sí mismos”, añade. En este sentido, “el motor que les mueve a trabajar cada vez más es el temor de que sus proyectos profesionales fracasen y de no valer nada para los demás”.
 
Cómo enfrentarlo
Para superar esta patología, los expertos recomiendan tratar de encontrar un equilibrio entre la actividad laboral y la personal.
 
En el momento que estas personas dejan de creer que su valía depende de la buena consideración de los demás, de los frutos cosechados por medio de su profesión, comienzan a ser más auténticos en sus actuaciones y a dejarse dirigir por las sensaciones que experimentan en su interior, concluye Juan Carlos Cubeiro. (Con información de about.com

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *