Aceptación no es lo mismo que soberbia

Autora afirma que saberse reconocer, conocer sus habilidades y áreas de oportun...

30/04/2012 5:47
AA

 Cuando las personas son felices con ellas mismas y se aceptan sin problemas, algunas veces la sociedad los tacha de soberbios por creerse perfectos, pero en realidad no es que crean que son superiores a los demás, sino que simplemente le gusta sobresalir y con lo que tiene y con lo que es.

Es decir sabe sus capacidades y habilidades y las pone en práctica, lo que a la vez hace que su autoestima se vaya fortaleciendo y a la vez trabaje en sus áreas de oportunidad para superarse en otras áreas para las que pueda tener habilidad y reconocer en los demás qué virtudes tienen, sin que eso le provoque incomodidad.

Y todo esto, de acuerdo con Rosemary Altea, autora del libro El orgullo del espíritu, tiene que ver con saberse dar a los demás, y aquellas personas que se aman a sí mismos no es que sean vanidosos sin sinvergüenzas, sino porque se han atrevido a ser mejores personas, comprender a los demás y a saber que es necesario amar al propio yo.


La autora sugiere que debemos vernos con plena justicia, sin alardear de las cualidades que poseemos ni tampoco negar que existen. Y afirma que la tendencia que tenemos a engrandecer los errores o defectos llegando incluso a auto ofendernos, lejos de hacernos parecer humildes, nos convierte en enemigos de nosotros mismos.

¿Qué queda por hacer? Indudablemente vernos con una mirada de justicia, hacernos conocedores de lo mejor que poseemos y canalizar esas bondades para compartirlas con los demás. De nada sirve la falsa humildad de las celebridades cuando se les pregunta su secreto para lucir espectaculares si su respuesta es por demás estudiada: “no tengo secretos, soy fan de la pizza y la pasta, pero la naturaleza me favoreció con este cuerpo”. Si por el contrario, reconocieran que su figura es el resultado de su disciplina y esfuerzo, no solamente se harían justicia a sí mismas, también serían inspiración para que otras personas buscaran un bienestar real, lejos de la cirugía y los trastornos alimentarios.

Reconocernos en todos nuestros matices es el principio para sentirnos cómodos con la persona que somos, no porque nos conformemos, sino debido a que estamos dispuestos a darnos esos retoques que ayuden a transformarnos en el ser integral en que deseamos convertirnos: orgullosos y conocedores de lo bueno que nos rodea. (Información de AOL)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: