Nueve cosas que ocurren después del parto

Tu cuerpo cambio y puede reaccionar de manera diferente ¡Cuídalo!...

11/08/2016 8:40
AA

Dar a luz produce cambios en tu cuerpo y salud durante las primeras 6 semanas, que debes conocer.

Muchas mujeres ignoran estos cambios y también algunas precauciones que hasta a los médicos se les pasa a veces. Sigue leyendo y entiende mejor a tu nuevo cuerpo especialmente en las seis semanas próximas al parto.

Tu cuerpo cambió durante el embarazo y cambió nuevamente con el parto. Algunos de estos cambios son físicos, y otros son emocionales, pero todos ellos e conjunto actuarán sobre ti y debes conocerlos para saber cómo responder.

  1. Puedes perder pelo

Durante el embarazo la mayoría de las mujeres experimenta crecimiento más rápido de su cabello y mayor brillo. Esto se debe a las hormonas, las mismas que luego de que tu bebé nazca provocarán (en muchos casos, pero no en todos) que tu pelo se afine y hasta que pierdas pelo.

No hay nada de que asustarse, esto sólo dura por 3 ó 4 meses. Evita colocar tu pelo en una colita todo el tiempo, déjalo suelto, evita las decoloraciones o tratamientos con químicos fuertes. Lleva una dieta saludable y mantente hidratada.

  1. Tu útero comienza a volver su tamaño y forma previa al embarazo

Luego de dar a luz, tu útero volverá su tamaño normal y esto te ocasionará dolores y molestias similares a los calambres que a lo mejor padeces durante tu período. Para que tengas una mejor idea del cambio que tu útero sufre, este pesa alrededor de un kilo y medio luego de dar a luz; en el transcurso de las próximas 6 semana, pesará sólo pesará un poco más de 50 gramos.

Evita levantar objetos pesados y trabajos físicos.

  1. Cambios en los flujos vaginales

Luego de dar a luz tu cuerpo tiene que deshacerse de la sangre y tejidos que quedaron en el útero. Esto produce un sangrado que puede ir desde unos días hasta un mes. Al principio esta sangre es roja brillante y puede que también elimines coágulos. Con los días el color se hace más claro hasta que finalmente se detiene.

Usa toallas sanitarias y evita el uso de tampones, al menos hasta que tu período se vuelva a regularizar.

  1. Tus pechos aumentarán de tamaño y sentirás dolor

Luego del nacimiento de tu bebé tus senos están preparados para que puedas amamantarlo. Al estar llenos de leche sentirás que duelen. Es importante que no pases muchas horas sin amamantar o sin sacarles la leche para evitar que se bloqueen los conductos y que sufras de posibles infecciones.

Las duchas de agua caliente son buenas para aliviar los dolores y también en caso de que un conducto se tape. Es importante que si sufres de dolores grandes o se bloquea un conducto, que lo consultes de inmediato con tu médico. Si estás amamantando, evita los corpiños deportivos.

  1. Los pezones se resecan y producen dolor

En la mayoría de los casos, esto sólo ocurre en los primeros días. Al no estar acostumbrada a la succión de tu bebé experimentarás dolor. Puedes usar unas cremas especiales que vienen para estos casos y evita que secar tus pezones con algo, es mejor que los dejes que se sequen con el aire.

  1. Retención de líquidos

La mayoría de las mujeres embarazadas experimentan inflamación de las manos y extremidades debido a la retención de líquidos. Este exceso de líquidos suele tomar un tiempo para ser eliminado luego de dar a luz.

  1. Transpiración excesiva

Luego de tener a tu bebé, no te sorprendas si sudas más de lo normal, especialmente durante la noche. Los cambios hormonales a los que tu cuerpo se está adaptando, son los responsables de esto.

  1. Tu periodo se demorará si estás amamantando

En mi caso, mi período se reanudó un mes más tarde a pesar de que estaba amamantando, sin embargo, la mayoría de las mujeres no vuelve a tener su período por meses o hasta que deja de amamantar. Sin embargo, el hecho de que no hayas reanudado tu período, no significa que no hayas ovulado.

Evita tener relaciones sin protección, si no deseas tener otro bebé, al menos por un tiempo.

  1. Posibles dolores en el perineo

Esta área quedará sensible y te producirá dolor. Para evitar complicaciones y minimizar las molestias según March of Dimes se recomienda que coloques compresas frías en la zona envueltas en una tolla; evita colocarlas directamente en contacto con tu piel porque puedes producir quemaduras con el frío.

También puedes usar una almohada o almohadón para sentarte. Mantén él área limpia luego de usar el baño y consulta a tu médico en cuanto a medicina para el dolor. Recuerda que si estás amamantando, no toda la medicina es buena.

(Con información de familias.com)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: