CARGANDO

Escribe para buscar

Un tercio de mexicanos se atrevería a ser infiel

Sin categoría

Un tercio de mexicanos se atrevería a ser infiel

Compartir

En México no son muchas las encuestas serias que se han realizado sobre la prevalencia de la infidelidad, pero una de las más ilustrativas fue realizada en el año 2004 por el despacho Consulta Mitofsky. Ellos hicieron mil 200 entrevistas en domicilio, en 120 secciones electorales de todo el país. 

Según esta investigación, llamada Primera Encuesta Nacional sobre Sexo, el 58% de los mexicanos califica a su pareja como altamente fiel, mientras que el restante 42% considera a sus parejas poco fieles o manifiesta que tiene sus dudas.

Esta fue la respuesta que dieron los encuestados cuando se les preguntó sobre lo que creían sobre sus compañeros o compañeras, pero cuando se les preguntó sobre su propia conducta, más de uno de cada tres adultos dijo que sí se atrevería a ser infiel a su pareja.

Ante la pregunta –planteada por los encuestadores cara a cara—, “Si usted no estuviera satisfecho con su pareja ¿se atrevería o no se atrevería a serle infiel?”. La respuesta fue que 54.9% no se atrevería, mientras que 36.4% sí se atrevería y el restante 8.7% dijo no saber o no contestó.

La misma encuesta nacional, que es un amplio estudio de 59 páginas y 17 capítulos, demuestra que es verdadera la creencia de que los hombres son más propensos a ser infieles que las mujeres: mientras el 22% de las mujeres entrevistadas dijo que sí consideraría ser infiel a su pareja en determinados contextos, el 52% de los hombres dijo que sí lo consideraría.

Si se compara a solteros con casados, y se incluye a hombres y mujeres en cada conjunto, 51% de los solteros con pareja dijo que sí podría llegar a ser infiel, mientras que entre casados el porcentaje fue de 28%.

Universitarios infieles

La encuesta realizada en 2004 por Consulta Mitofsky sobre sexualidad en México demuestra, en su apartado sobre propensión a la infidelidad, que hay cuatro factores que influyen en la propensión a encuentros extramaritales: mayor grado de estudios, mayor frecuencia en viajes de trabajo, mayor tiempo dedicado a hacer ejercicio y más participación femenina en el mercado laboral.

“Incluso la escolaridad tiene un efecto curioso, a mayor nivel de estudios más fácil es que acepten ser infieles los mexicanos. Mientras 46% de los que tiene estudios universitarios así lo hace, este porcentaje baja a 24 % entre los que sólo terminaron la primaria”, indica el estudio referido.

Entre quienes trabajan, hay varios datos muy interesantes, por ejemplo el hecho de que es más fácil que acepten ser infieles las personas que no son jefes o que no tienen personas a su cargo. Aunque algunas personas que tienen a su cargo trabajadores sí aceptan que podrían ser infieles, son superados en 10% por quienes reconocen propensión a la infidelidad pero que no tienen subalternos.

Entre las mujeres que se describieron como amas de casa, 14 % dijo que sí se atrevería a ser infiel.

“Hacer ejercicio hace que estas personas confíen más en la fidelidad de sus parejas, pero también los hace más proclives a ser infieles, lo cual parece corroborar el posible toque de su vanidad. Entre quienes sí hacen ejercicio, 44.8% se atrevería a ser infiel, mientras que sólo el 29% de quienes no hacen ejercicio lo haría”, detalla el resultado de la encuesta.

Al revisar el renglón de viajes de trabajo. El 47 % de quienes realizan más de tres viajes de trabajo al año dijo que sí se atrevería a ser infiel a su pareja bajo ciertas circunstancias. Cifra que es casi el doble de quienes no viajan y sí serían infieles.
 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *