CARGANDO

Escribe para buscar

TV en exceso aumenta el riesgo de muerte: expertos

Corazón

TV en exceso aumenta el riesgo de muerte: expertos

Compartir

Cada hora que se pasa viendo televisión al día aumenta el riesgo de muerte precoz debido a enfermedad cardiovascular en hasta 18 por ciento, advierten investigadores australianos.

Lo que se ve en la televisión no es el problema, sino el tiempo que se pasa sentado mientras se mira.

“Esta investigación señala otro vínculo claro entre estar sentado demasiado y la muerte por enfermedad”, aseguró el investigador principal David Dunstan, director del Laboratorio de Actividad Física del Instituto del Corazón y la Diabetes Baker IDI de Victoria.

“Los hallazgos tienen serias implicaciones para los estadounidenses y australianos cuando se considera que aparte de dormir, ver televisión es la conducta que ocupa la actividad durante cuatro horas al día”, añadió.

Dunstan también agregó que la buena noticia es que la investigación ha demostrado que mover los músculos con frecuencia durante el día es una de las maneras más eficaces de gestionar el peso y proteger contra la enfermedad cardiaca.

“Tendemos a subestimar el valor de la actividad incidental que no provoca sudoración durante el día cuando no estamos ni durmiendo ni haciendo ejercicio. A más movimiento, más beneficios para la salud”, anotó.

Dunstan señaló que aunque la obesidad puede contribuir a estos problemas, incluso la gente de peso normal tiene un mayor riesgo de aumentos de la glucemia y el colesterol si permanece demasiado tiempo sentada.

El estudio fue publicado en la edición en línea del 11 de enero en un avance de la publicación de la próxima edición impresa de la revista Circulation.

Para el estudio, el equipo de Dunstan recolectó datos sobre los estilos de vida de 8,800 hombres y mujeres a partir de los 25 años de edad. Además de los hábitos de estilo de vida, los investigadores evaluaron los niveles de colesterol y glucemia de los participantes. Durante el periodo de seguimiento de más de seis años, murieron 284 personas. Entre esas muertes, 87 se debieron a enfermedad cardiovascular y 125 al cáncer.

Los participantes se agruparon en tres categorías de uso de televisión: los que veían menos de dos horas al día, los que veían entre dos y cuatro horas, y los que veían más de cuatro horas de televisión al día.

Los investigadores encontraron que cada hora de televisión al día aumentaba el riesgo de morir de cualquier causa en once por ciento. Para las enfermedades cardiovasculares, el aumento en el riesgo fue de 18 por ciento, y de 9 por ciento para el cáncer. Frente a los que veían menos de dos horas al día, los que veían TV durante más de cuatro horas cada día tenían 80 por ciento más riesgo de morir de forma precoz por enfermedad cardiovascular y 46 por ciento más riesgo de morir de cualquier causa.

La asociación entre ver televisión y la muerte se sostuvo incluso cuando los investigadores tomaron en cuenta los factores de riesgo de la enfermedad cardiovascular, como el tabaquismo, la hipertensión, la hipercolesterolemia, una dieta inadecuada, el exceso de peso y el ejercicio.

Aunque el estudio se llevó a cabo en Australia, los hallazgos aplican a los estadounidenses, aseguró Dunstan. El tiempo promedio de televisión es de unas tres horas en Australia y el Reino Unido, y de hasta ocho horas en EE. UU., donde mucha gente tiene sobrepeso o es obesa, anotó.

“Lo que ahora comenzamos a comprender es que los riesgos asociados con la conducta sedentaria no necesariamente son compensados por hacer más ejercicio”, dijo Dunstan.

“En otras palabras, independientemente de cuánto ejercicio se haga, si uno se sienta frente a la televisión cuatro horas al día todos los días, sigue teniendo un mayor riesgo de muerte precoz por todas las causas y un riesgo mucho mayor de enfermedad cardiovascular”, advirtió.

Los expertos concurrieron en que, para mantenerse sano, hay que moverse.

El Dr. Gregg C. Fonarow, profesor de cardiología de la Universidad de California en Los Ángeles, dijo que “se ha demostrado de manera constante que el ejercicio regular resulta en una mejor salud cardiovascular y un menor riesgo de ataque cardiaco, accidente cerebrovascular, diabetes y muerte prematura”.

Añadió que “reducir el tiempo que se pasa inactivo podría resultar en beneficios en la reducción del riesgo de enfermedad cardiovascular, y debe considerarse como parte de un abordaje integral para mejorar la salud cardiovascular”.

David Basset Jr., profesor de ciencias de la salud y el ejercicio de la Universidad de Tennessee, dijo que “cuando se ve las tendencias de tiempo en la actividad física durante el siglo anterior, está claro que la gente hace más ejercicio estructurado y a propósito que antes”.

Sin embargo, lo que ha cambiado es que la gente camina menos, hace menos tareas en el hogar y labores manuales que antes, apuntó. “También pasamos más tiempo en actividades sedentarias como ver televisión, usar computadoras y trabajos de escritorio”, explicó Bassett.

“Este estudio añade al creciente cuerpo de evidencia de que el tiempo que se pasa en actividades sedentarias, separado del tiempo que se pasa en ejercicio con propósito, puede afectar la salud”, señaló.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *