CARGANDO

Escribe para buscar

Tres décadas convivendo con el sida

Sin categoría

Tres décadas convivendo con el sida

Compartir

Saber que un personaje famoso porta un enfermedad, más allá del cotilleo cotidiano, ayuda al
resto de la población a tomar consciencia.

En el caso específico del sida, no sólo se naturalizan la enfermedad, sino que se logra que  la gente tome precauciones y se de cuenta de que puede ser víctima, explicó Carmen Martín,
miembro del consejo ejecutivo de la Coordinadora Estatal de VIH (CESIDA), en España.

Se cumplen 30 años de que se descubrió el sida, una enfermedad que desde que se conoció fue  estigmatizada y se vive en secreto.

El 5 de junio de 1981, la revista de los Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, dio a conocer los casos de cinco pacientes homosexuales que presentaban síntomas de una patología desconocida.

Fue el actor estadounidense Rock Hudson el primer personaje que habló publicamente del padecimiento. El legendario galán de Hollywood anunció que tenía sida el 30 de julio de 1985, cuando la enfermedad era un gran tabú.

La noticia se convirtió en un escándalo, pero también permitió que la enfermedad se conociera
más, Hudson era el ejemplo de que la enfermedad podría sufrirla cualquier persona.

Carmen Martín recordó que en la década de los 80, se pensaba que el sida sólo se propagaba
entre ciertos grupos sociales y no por prácticas sexuales de riesgo.

La experta señala que es normal que a lo largo de los años se siga manteniendo el padecimiento del sida como un secreto y más entre los famosos, porque algo que no se ha
podido superar es “el miedo al rechazo,las situaciones de discriminación y hacer sentir
culpable a la persona que padece la enfermedad, como si hubiese buscado estar enferma”.

Un caso así lo vivió el vocalista del grupo Queen, quien murió en noviembre de 1991 por una
bronconeumonía causada por el sida.

Mercury fue diagnosticado en 1987 y negó tener la enfermedad hasta que su estado de salud fue
muy grave.

La historia del bailarín Rudolf Nureyev fue diferente, él se negó a aceptar que padecía sida y se negó a aplicarse los medicamentos que había en la época.

Aunque pocos, han sido valiosas las contribuciones que algunos personajes del espectáculo, la
cultura o los deportes han dado para ayudar a la sociedad a entender y sobre todo prevenir el
sida.

Uno de los casos más sorprendes fue el del deportista Magic Johnson. La historia del basquetbolista estadounidense se dio a conocer cuando la sociedad pensaba que el sida era una enfermedad que daba sólo a homosexuales o drogadictos.

En noviembre de 1991, Magic Johnson, un heterosexual conocido en todo el mundo, confesó que
era portador, su interés era sobrevivir a la enfermedad y lograr que otros también lo  hicieran.

Otro deportista, el tenista Arthur Ashe, ganador de tres Grand Slam, también ayudó a que la
gente conociera la enfermedad. En 1992 confesó a los medios que después de una operación al
corazón, al recibir varias transfusiones de sangre, se infectó del virus de inmunodeficiencia
humana.

El tenista se dedicó a hablar sobre los portadores del VIH y la importancia de prevenir la enfermedad. Su historia y la del escritor Isaac Asimov, infectado en 1982 tras una operación
sirvieron para que se pusiera atención a los controles sanitarios, en los años 80 y  principios de la década de los 90, no se pensaba en la posibilidad de infectar a una persona en un hospital.

Son pocas las mujeres famosas que han revelado tener la enfermedad, se conocen dos casos: el de la modelo Gia Carangi,quien falleció a los 26 años a causa de una sobredosis de heroína,
tenía neumonía y sida.

La historia más reciente es la de la cantante inglesa Nadja Benaissa, quien fuera integrante
del desaparecido grupo  No Angels, quien el año pasado fue condenada por no advertir a sus
parejas de que era seropositiva.

En México, no hay historias reconocidas de personajes públicos que hayan padecido sida, todo
se limita a rumores.

(Con información de elpais.es)

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *