Tipo de parto, no influye en estrés posterior

El determinante más sólido del estrés emocional, luego del alumbramiento, es...

02/01/2012 9:43
AA

Al decidir en principio cómo se quiere vivir un parto, son muchos los factores a considerar, y esto se hace junto con el especialista que lleve el embarazo. Sin embargo, aún hay muchos mitos y verdades alrededor de esto.   

Pero ahora, un estudio asegura que si una mujer tiene un bebé por cesárea o parto vaginal eso no influye en los niveles de ansiedad o estrés posparto, por lo que se cuestiona así la idea de que el uso de cesárea protege el bienestar mental materno.

Tras estudiar a más de 55 mil mujeres de Noruega que habían tenido un bebé entre 1998 y el 2008, un equipo halló que el determinante más sólido del estrés emocional posparto fue su estado anímico durante el embarazo. El tipo de parto no alteró los niveles de estrés seis meses después del parto.
 
“A menudo, en la sala de parto, el comentario sería que fue un parto difícil (…) lo que en sí mismo no afectará la salud mental”, dijo la autora principal del estudio, doctora Samantha Adams, del Centro de Investigación de Servicios de Salud del Hospital Universitario de Akershus, de Noruega.
 
Según el equipo de Adams, cada vez es más común que las mujeres opten por una cesárea en lugar del parto vaginal para mejorar su bienestar psicológico, aun cuando no existiría un beneficio clínico.
 
El estudio evaluó la salud mental de las participantes del llamado Estudio sobre la Cohorte de Madres e Hijos de Noruega con un test autoadministrado en la semana 30 del embarazo y a los seis meses del parto para conocer sus sentimientos, según una escala de 1 a 4 puntos.
 
El 78 por ciento tuvo un parto vaginal normal; el 9 por ciento tuvo un parto vaginal asistido por instrumentos; el 8 por ciento tuvo una cesárea de emergencia y el 5 por ciento optó por una cesárea. El 44 por ciento eran madres primerizas.
 
Quienes optaron por una cesárea estaban algo más estresadas que el resto, según los test de bienestar mental antes y después del parto.
 
Pero, tras considerar los niveles de estrés emocional durante el embarazo y otros factores potencialmente confundentes, como la edad materna o las enfermedades gestacionales, se redujo la relación entre el tipo de parto y los niveles de estrés o ansiedad a los seis meses del parto.
 
Eso incluyó a las mujeres que necesitaron una cesárea de emergencia o el uso de instrumentos durante el parto vaginal, dos situaciones que generan estrés.
 
En cambio, el estrés emocional durante el embarazo elevó 14 veces el riesgo de estrés a los seis meses del parto, según publica BJOG: An International Journal of Obstetrics and Gynecology.
 
“La preocupación por la salud mental materna posparto no debería influir en la decisión clínica sobre el tipo de parto”, concluye el equipo. (Con información de Medline Plus)

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: