CARGANDO

Escribe para buscar

5 mitos que pueden arruinar tu matrimonio

La pareja Sexualidad

5 mitos que pueden arruinar tu matrimonio

Compartir

Las madres, abuelas y suegras son las primeras en la lista para aconsejar a una novia que está a punto de casarse, ciertas cosas que dicen son las siguientes: “Hija, al hombre se le conquista por el estómago”, “Nunca le lleves la contraria a tu marido”, “Dale muchos hijos a tu esposo, así nunca te abandonará”, “Nunca se duerman enojados”

Ideas erróneas como estas pueden conducir a la insatisfacción en la vida matrimonial, propiciando rupturas, separaciones y hasta divorcios, al esperar de la relación cosas que no son reales.

Son muchos los mitos que se conocen y circulan sobre el matrimonio, sin embargo, como ya quedó dicho, estas historias o dichos populares no son científicamente fiables. A continuación analizaremos algunos para ampliar la perspectiva al respecto y acercarnos a una reflexión sobre las creencias que perviven al interior de los matrimonios y que de algún modo lo dañan.

  1. “La felicidad se da por la cantidad de relaciones íntimas”

Muchas parejas tienen “muchas” relaciones íntimas en su matrimonio y no son felices. Y es porque la cantidad no hace que tu vida matrimonial sea espectacular. Son importantes, si, para fortalecer el amor, reavivar la pasión y procrear, además de que une a la pareja pero no asegura que la relación sea larga y duradera.

Las relaciones íntimas tienen muchos beneficios en el matrimonio, pero desafortunadamente no actúan como un seguro de vida que nos dé tranquilidad para un futuro prometedor y lleno de amor.

  1. Tener hijos “amarra” a tu pareja y a ti

Esto es totalmente falso, si en una relación que no es estable y que ha tenido problemas, se piensa que la solución para retener a la pareja es procreando hijos, se está cometiendo un gran error. No por nada, el número de madres solteras aumenta considerablemente al año.

La llegada de un ser inocente y amado es lo mejor que pueden experimentar las parejas, es una bendición. Pero cuando se es padre se sabe que no todo es felicidad, porque las responsabilidades aumentan, y se limita al tiempo que se dedica la pareja.

  1. Te casas con la pareja, no con la familia

Resulta imposible separar la relación de los suegros, cuñados, sobrinos y demás familiares. Aunque no vivan en  la misma ciudad es imposible romper los lazos de sangre, y más en los países latinoamericanos, donde la familia  se le considera sagrada.

Recuerda siempre que gracias a su familia, tu pareja es una persona noble, honesta, trabajadora y perfecta para ti, muchas veces debemos tolerar, ceder y tomar en cuenta las opiniones de sus parientes, pero al mismo tiempo es justo establecer límites para que no afecte tu matrimonio.

  1. Conoce a fondo a tu pareja antes de formalizar

Como bien dice el dicho, nunca se termina de conocer a las personas. Por muchos años que tengan de conocerse, siempre habrá nuevas sorpresas. Muchas parejas deciden vivir juntas antes de casarse, sin embargo, la idea de formalizar y la ilusión de tener una boda se aleja cada vez más de la realidad.

La llegada de los hijos, la rutina y las responsabilidades se convierten en la prioridad número 1 de una relación. Así que si deseas tener una boda, hazlo antes de vivir con tu pareja.

  1. El amor se acaba al pasar los años

Esto no es cierto ¡el amor nunca termina! Cuando existe un compromiso real, cuando hay respeto, comunicación, tolerancia y las metas y los límites los han establecido en conjunto, no hay manera de que el amor se termine.

Lo que es comprobable científicamente es que la pasión y el enamoramiento se van apagando con los años de matrimonio, pero eso no quiere decir que se debe pensar en un divorcio, al contrario, existen muchas maneras de reavivar el amor y fortalecer los lazos que los unen.

 

(Con información de familias.com)

Tags:

También podría gustarte

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *