CARGANDO

Escribe para buscar

Sexo con robots, ¿el futuro del placer?

Mejor sexo Sexualidad

Sexo con robots, ¿el futuro del placer?

Compartir

La tecnología cada vez sobrepasa la imaginación y nos ofrece una gama de posibilidades que facilitan nuestra vida diaria. Un ejemplo de ellos son los robots.

Gracias al desarrollo tecnológico, se pueden crear robots que ayuden a personas con enfermedades, a mejorar los procesos educativos en niños y para otras millones de actividades, pero ¿imaginaste alguna vez que habría uno para tener sexo?

Los “sexbots” ya son una realidad y la expectativa de los científicos es que para 2050, estén presentes en muchos hogares, pues podrían ser mejor en la cama que los seres humanos, ¿será?

Joel Snell, experto en robots del Kirkwood College, Iowa, Estados Unidos, explica que las máquinas pueden ser programadas con base en necesidades de cada persona, para que su único objetivo sea hacerte feliz.

“Debido a que los sexbots estarían programados, siempre cumplirían con tus expectativas sexuales, nunca te quedarías insatisfecho. También podría pasar que el sexo robótico llegue a ser adictivo, lo cual no representaría ningún problema, ya que siempre estaría disponible y nunca podría decirte que no, por lo que las adicciones serían fáciles de alimentar”, explicó al Daily Star.

Los beneficios de los sexbots

Ian Yeoman y Michelle Marsh, publicaron un artículo en el que afirman que en 2050, el barrio rojo de Ámsterdam estaría lleno de sexbots y no de personas, pues ofrecen muchas ventajas como la no trasmisión de enfermedades.

“El gobierno tendría el control directo de los profesionales del sexo androide, el control de precios, horas de operaciones y servicios sexuales”, añadieron.

Sin embargo, un problema que podría surgir en los humanos es el aislamiento.

“Uno de los primeros impactos de algo así como los robots sexuales sería la de aumentar el aislamiento humano, porque una vez que se le dice a la gente que no necesitan otros seres humanos, se provoca el aislamiento”, declaró el Dr. Kathleen Richardson, investigador senior de la ética robótica de la Montfort Universituy.

(Con información de El Universal)

Tags:

También podría gustarte

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *