LOADING

Type to search

¿Sabes qué es el síndrome de fatiga laboral?

especiales

¿Sabes qué es el síndrome de fatiga laboral?

Share

El síndrome de cansancio laboral  se ha convertido en un problema recurrente que daña no sólo la estabilidad en el centro de trabajo, sino también la convivencia familiar y de amistades, pues provoca en la persona desgano y apatía, por lo que debe de ser atendido por un especialista, apuntó en entrevista con SUMEDICO radio el psicoterapeuta Alejandro Nagy, integrante de  Sociedad  Psicoanalítica de México y la Federación Psicoanalítica de América  Latina.

El especialista explicó que entre las causas  que provocan este síndrome se encuentran:

  • Fatiga causada por un exceso en la carga de trabajo
  • Crisis familiares
  • Estrés

Estos tres aspectos provocan que la persona se desgaste hasta  el punto de registrar problemas de salud que son reales:  “a veces tienen accidentes, se enferman de vías respiratorias, se rompen una pierna, dentro o fuera del trabajo, esas son  señales de alarma”.

Esta situación  de desgaste los puede llevar a una depresión crónica, donde  “de repente dicen  un día: hoy falto, pero no es para hacer otra cosa, simplemente se quedan en casa en pijama”.

En este contexto, apuntó que es necesario establecer si en realidad se padece un síndrome de cansancio laboral o si se trata de depresión, de esto uno se da cuenta con el tiempo.

“Si vas trabajando bien, pasa un año y de repente tienes cansancio, desmotivación, pierdes interés  y comienzas a aislarte, (el desgano) empieza a invadir tus relaciones familiares, esto comienza en el trabajo y si se generaliza, entonces ya pasa algo serio”.

Existe también el diagnóstico diferencial para saber si existe un  padecimiento médico o neurológico, “de ahí la importancia de acudir al médico”.

La solución individual

Para evitar el síndrome de cansancio laboral, lo principal es trabajar en lo individual, explicó el terapeuta Nagy: “Una palabra que engloba es ámate, tal cual, si te amas vas a tener capacidad de reconocer tus necesidades, las de tu familia, -si eres jefe- la de los empleados  y vas a poder poner límites, para respetar los espacios, no podemos dedicarnos a una sola cosa siempre, nos vamos a desgastar, tenemos capacidades ser padres, madres, profesionales;  pero también necesitamos espacios de esparcimiento, que te saque de la familia, de lo laboral, no debemos poner todos los huevos  en la misma canasta, de otro modo nuestra vida comienza a desgastarse”.

Una aspecto importante es solicitar apoyo profesional, subrayó el experto: “Ya fuiste al médico y sabes que  no es una situación orgánica,  entonces ahora tienes que abrir espacio para un proceso psicoterapéutico, no puedes lograrlo solo”.

Reconoció las dificultades de acudir a terapia, precisamente por los horarios de trabajo, por lo que incluso la hora de mayor consulta es entre seis de la tarde y siete de la noche; pero facilitar a las personas el poder tener el respaldo de un especialista ya existe la modalidad de apoyo psicoterapéutico vía telefónica, por lo cual “ya no hay pretexto para no tratarse”.

El papel de los jefes para que un trabajador se “queme”

El psicoterapeuta Alejandro Nagy apuntó que un jefe puede ser la causa del desgaste de los trabajadores: “los jefes o jefas deben estar  alerta y  detectarse ellos  son susceptibles de “quemarse”, son casos en que llegan tarde y salen tarde y dejan de ver las necesidades de los empleados; hay mujeres –por ejemplo- que dicen no  ver a su familia porque  llegan a las 11-12 mañana y sale a las 9 de la noche, ¿cómo  no se va a deprimir la persona?, por eso la importancia de la capacitación y respetar estructuras, horarios, responsabilidad y funciones que se asignan”.

En los casos en que sabemos que los jefes no van a dar solución a este tipo de problemas, pues la solución deben darla los propios trabajadores: “Manejemos más nuestros límites, si esperas que tu jefe sea el que lo haga, la realidad es que  no lo hace, nos toca a nosotros hacerlo valer, salirnos del servilismo y perder el miedo, decir : oye, yo cumplo con lo que se pactó,  entiendo emergencias, crisis que requieren  más tiempo, pero no una situación  sostenida, es  importante enfrentarlo, está recursos humanos para apoyarte, si estás en una pequeña empresa la situación es más delicada”.

 

Diferencias entre mujeres y hombres

El psicoterapeuta Nagy explicó que existen diferencias de género al padecer este síndrome, “sobre todo en las mujeres, son las relaciones emocionales, no lo pueden disimular, se pueden crear muchos afectos en una persona, autoridad o líder y si esta persona deja de voltear a verte, de reconocerte, entonces muy posiblemente tu autoestima  se vea dañada, pese que te guste tu trabajo, muy dependiente de lo que tu jefe opine”.

 

 Este factor emocional ha provocado que en países como Japón la ley laboral  establezca que si una mujer termina con su novio o pareja, cuente con tres días de descanso, “y saben los japoneses que eso ayuda”.

En los hombres, concluyó, son otras circunstancias, como ver el que no lo es posible ascender de puesto mientras otros sí lo logran, “y tu te rezagas y un trabajo que originalmente te gustaba, esa rivalidad y propia de la psicología masculina se ve mermada, por eso no participas y comienzas a faltar”. De igual forma les incomoda tener como jefe a una mujer.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *