CARGANDO

Escribe para buscar

¿Qué es y cómo se hace un cateterismo?

Corazón

¿Qué es y cómo se hace un cateterismo?

Compartir

Rosa Verduzco, conocida como ‘Mamá Rosa’ y fundadora del albergue “La Gran Familia”, fue trasladada de Zamora, Michoacán, a un hospital de Guadalajara, donde se le practicará un cateterismo en el corazón.

Ante esto, aquí explicamos en qué consiste un cateterismo para saber cuál es el procedimiento que llevarán a cabo los médicos que atienden a Rosa Verduzco.

Los cateterismos son operaciones poco invasivas, que se usan generalmente para retirar un bloqueo en alguna arteria o válvula del corazón. Los bloqueos pueden ser súbitos, como los provocados por un infarto, o bloqueos que han evolucionado paulatinamente, como ocurre con la ateroesclerosis o la insuficiencia cardiaca.

Un cateterismo es una operación que evita una cirugía de corazón abierto. Consiste en hacer una pequeña incisión o corte en el muslo del paciente o la paciente enfermos y usar el camino de las arterias más grandes del cuerpo para introducir por esa vía una pequeña manguera, con una especie de globo inflable en la puunta, que infla de manera controlada dentro de las arterias y se usa para desbloquear el camino de la sangre tapado.

Desde hace 15 años son comunes las operaciones en el Instituto Nacional de Cardiología con cateterismo. Uno de los procedimientos más repetidos es la colocación de stents o soportes que mantienen una arteria abierta después de un bloqueo.

Para colocar un stent primero se abre la arteria tapada, con apoyo de la manguera o sonda que se introduce a través de la pierna y el globo inflable colocado en su punta. Al mismo tiempo que el globo se abre, se usa el aire para colocar por dentro y abrir una especie de pequeña maya. Como si se tratara de una casa de campamento desplegable el stent o soporte se desdobla y queda fijo, permitiendo la circulación de la sangre por la zona que pudo estar cerrada por infarto o aterioesclerosis.

Un tipo más moderno de cateterismo también introduce una sonda a través de la pierna, pero en lugar de colocar un stent para mantener una arteria abierta coloca una válvula aórtica, que apoya a la válvula normal. Este es un procedimiento de alta tecnología que ya se realiza en México en cirugías que duran tres horas y exigen recuperación de tres días, en lugar de los seis meses que antes se debían destinar para recuperarse de una operación de corazón abierto.

Los cateterismos que colocan válvulas cardiacas artificiales se usan para curar la estenosis aórtica calcificada que implica altas posibilidades de presentar una falla cardiaca, debido a que esta enfermedad dificulta el paso de la sangre al corazón. El dispositivo donde se coloca la válvula lleva agregado un “balón” que al llegar al corazón destruye la válvula dañada e implanta la nueva que queda fija en el miocardio.

“La cirugía de corazón a partir de los 50 y 60 se empieza a desarrollar y empiezan a haber ideas de invadir cada vez menos el cuerpo, el problema es que no había materiales que pudieran ingresar a través de catéteres pequeñitos, como es el caso de la prótesis o el dispositivo con el que viaja la válvula, que mide menos de nueve milímetros”, explicó el

doctor Víctor Manuel Lozano, jefe de la División de Cirugía y procedimientos de diagnóstico del Hospital de Cardiología del Siglo XXI.

Estos procedimientos son alternativas para aquellos pacientes que no son candidatos a una operación a corazón abierto debido a su edad o a que sufren enfermedades como diabetes, hipertensión arterial o dificultades renales.

“Esta operación es indicada para pacientes que en otro tiempo eran inoperables, pacientes desahuciados que sólo se les daba tratamiento médico porque era tan alta la posibilidad de fallecer en cirugía que decidíamos que no se operaran”, destacó.

Con esta técnica no hay necesidad ni de transfundir a los pacientes, ni de multiinvadirlos con catéteres especiales, lo que comúnmente ocurre en una operación convencional. El tiempo de recuperación puede ser de tres días, cuando antes era de hasta tres meses.

De acuerdo con el doctor Moisés Calderón Abbo, director del Hospital de Cardiología del Siglo XXI, en el mundo se han puesto alrededor de seis mil válvulas de este tipo y un número más elevado de stents.

En el Centro Médico Nacional Siglo XXI se tratan al año cerca de 400 enfermos por estenosis aórtica. De ellos, entre 10 y 15% son pacientes no operables, quienes serían candidatos para intervenirlos con esta técnica.

 

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *