CARGANDO

Escribe para buscar

¿Hasta qué punto son buenas las quejas?

buenavida Vida Sana

¿Hasta qué punto son buenas las quejas?

Compartir

Todos en algún momento del día emitimos quejas sobre cosas que nos desagradan, lo cual puede ayudarnos a remediar alguna situación, aunque también pueden afectar nuestra vida.

Muchas personas se quejan de todo lo que les sucede por mínimo que sea, quizá de manera justificada o inconscientemente.

En la mayoría de las ocasiones, nos quejamos por cosas que pedimos a los demás, por ejemplo, en el trabajo o a la pareja, pero no nos percatamos de que nosotros no hacemos algo para remediar la situación.

Las quejas te vuelven egoísta

Cuando las quejas son excesivas, cambian la personalidad de las personas y las vuelven egoístas, ya que sólo piensan en sí mismas y no les importa lo que le ocurra a los demás.

Usualmente nos quejamos porque algo nos molesta, pero hay otros motivos como son:

  • Evitar sentirnos culpables, por lo que hacemos sentir a los demás responsables de nuestro conflicto.
  • Creer que nuestras acciones son las correctas y que las de otros son las equivocadas.
  • Porque nos gusta ser el centro de atención. Al quejarnos, las personas nos observan, se preocupan por nosotros y alientan nuestra inconformidad de manera positiva.
  • Nos sentimos víctimas de las circunstancias y consideramos que lo malo sólo nos pasa a nosotros.

Todo esto también ocasiona que nos volvamos manipuladores

Quejarse por gusto

Aunque no lo creas, quejarse constantemente puede ocasionar un gusto en la persona porque no quiere que sus creencias se esfumen, sino que desea continuar con su mentira.

El problema surge cuando no queda de otra que ver la realidad tal y como es y darnos cuenta de lo equivocados que estábamos.

En ese momento, inmediatamente buscamos justificarnos con argumentos incoherentes, culpando a los demás y evitando asumir la responsabilidad, lo que deteriora las relaciones personales.

Las quejas en exceso te absorben y transforman, por lo que es importante evitarlas.

Para ello, debes aprender a no temer a la realidad y a hacer frente a tus propios errores. ¡Inténtalo y verás que vivirás feliz!

(Con información de Mejor con Salud)

Tags:

También podría gustarte

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *