CARGANDO

Escribe para buscar

Proponen aplicar un semáforo alimentario

obesidad

Proponen aplicar un semáforo alimentario

Compartir

Investigadores del Hospital General de Massachusetts en Estados Unidos, proponen que se establezca un programa simple que incluye un código de colores para alertar a las personas sobre la calidad de los productos que se expende en las máquinas abastecedoras de comida y bebidas que suelen colocarse en hospitales, oficinas y en lugares públicos en general.

Con esta medida, los expertos esperan que las personas opten por opciones más sanas y no las recurrentes como son los panecitos, frituras y dulces; además de que también se atacaría el marketing, pues influyen en la elección cerebral los productos situados a la altura de los ojos.

Los expertos en nutrición y marketing del Hospital General de Massachusetts, establecieron durante nueve meses, una serie de medidas en la cafetería del hospital; en la primera fase dieron colores a alimentos y bebidas, por ejemplo, la comida y bebida que contenía más calorías y grasas saturadas llevaban una etiqueta roja, los que estaban en un nivel intermedio una etiqueta amarilla y a los más saludables una etiqueta verde.

También colocaron carteles informativos explicando qué significaba el código de colores y con cuanta frecuencia se podía consumir un producto de cada color, además de la diferencia de calorías entre uno y otro.

Seis meses después del inicio del experimento, los investigadores implantaron la segunda fase que se concentró en las bebidas frías, los sandwiches y los fritos. Se reorganizaron las máquinas expendedoras para que los productos saludables quedaran a la altura de los ojos de las personas y los productos con más calorías fueron colocados por debajo de la mirada, tanto en comidas como en bebidas.

Los resultados de la investigación, que se publicaron en la revista American Journal of Public Health, señalan que durante la primera fase se redujeron en 9,2% las ventas de comida con etiqueta roja y 16,5% las de bebidas clasificadas en ese mismo rubro. En la segunda fase, se añadióun 4,9% para los primeros y un 11,4% para los segundos. El consumo de los alimentos verdes aumentó un 4,5% y el de bebidas saludables un 9,6% durante el primer periodo, ascenso que siguió en la segunda tanda de medidas con un 0,8% y un 4%, respectivamente.

 Los autores del estudio destacan que los resultados demuestran que un código alimentario de colores en el que se alerta sobre los productos sanos y los que tienen más calorías, disminuyó la venta de comida poco saludable en la cafetería de un gran hospital. Esta iniciativa podría ser trasladada fácilmente a otros entornos alimenticios, proponen. Durante la investigación, no se cambió el precio ni la variedad de los productos.

(Con información de elmundo.es) 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *