LOADING

Type to search

Prioridad frenar consumo de sustancias tóxicas

especiales

Prioridad frenar consumo de sustancias tóxicas

Share

Con la colaboración de diferentes órganos de gobierno y de la sociedad civil, México cuenta ya con 791 centros para la prevención y atención de adicciones, así como con más de 14 mil grupos de apoyo para el manejo de adicciones, informó hoy el Secretario de Salud, Salomón Chertorivski Woldemberg, en la reunión del Consejo Nacional contra las Adicciones, en la Ciudad de México.

La red mexicana contra las adicciones es la más grande de América Latina y busca frenar el avance en el consumo de sustancias tóxicas y adictivas, que es uno de los flagelos más graves para las familias mexicanas, según explicó el funcionario en la reunión de trabajo realizada en el Alcázar del Castillo de Chapultepec. Este problema está íntimamente ligado a la violencia generada por los cárteles de la droga.

“En la actualidad contamos con la red más grande de servicios de prevención y atención de las adicciones en toda Latinoamérica, la constituyen 330 Centros Nueva Vida, 113 Centros de Integración Juvenil y 348 establecimientos residenciales y de ayuda mutua que han sido reconocidos por las autoridades de salud y desde luego los más de 14 mil grupos de ayuda mutua de alcohólicos anónimos”, indicó el secretario Chertorivski.

Según las cifras que presentó, ante el presidente Felipe Calderón, la presidenta del Consejo Consultivo del DIF y decenas de autoridades y organizaciones contra las adicciones, durante 2011 los Centros Nueva Vida elevaron casi 70 % su productividad y atendieron a más de cuatro millones de personas a través de pláticas de sensibilización y atención, talleres de prevención de adicciones, terapias y tratamientos breves para adolescentes que se inician en el consumo de alcohol y drogas, así como tratamientos grupales y para la prevención de recaídas.

Además de esto, informó que ya se cuenta con una Campaña Nacional de Información para Una Nueva Vida, que está enfocada a acercar información preventiva a niños y adolescentes:

“Esta campaña ha capacitado a un millón 300 mil promotores y ha impactado la vida en más de 17 millones de personas, en su mayoría niños y jóvenes para que puedan evitar el contacto con las drogas”, indicó.

Infraestructura y manejo de adicciones

El Secretario de Salud informó que una de las metas más importantes dentro de la estrategia de combate contra las adicciones en México está el mejorar los servicios de atención mediante capacitación, financiamiento y certificación en todo el país para profesionalizar y actualizar a todos los profesionales que atienden las adicciones.

“Menciono algunos ejemplos, con apoyo de la Fundación Gonzalo Río Arronte y a través de la Universidad Nacional Autónoma de México en 2011, se inicio la especialidad en promoción de la salud y prevención del comportamiento adictivo, dirigida a médicos, psicólogos y trabajadores sociales con un alcance de mil 800 profesionales de la salud de Centros Nueva Vida y de otras instituciones.

“Asimismo, se aplica un proyecto para el mejoramiento de centros de ayuda mutua con modalidad residencial en la que participan mil 500 personas de 300 establecimientos y en algunos estados se impulsa un programa de capacitación en el que han participado cerca de 700 médicos y enfermeras de unidades de urgencias”, informó Salomón Chertorivski.

Gracias a estos programas de capacitación y al compromiso de los servicios estatales de salud, actualmente en seis mil 300 de las unidades de salud de primer nivel de todo el país y de las instituciones de la seguridad social ya se aplican procedimientos para la detección, orientación y consejería en materia de adicciones y se aplican diversas guías de práctica clínica.

También se crearon diversos esquemas de financiamiento para asegurar el acceso al tratamiento. El Seguro Popular, incorporó en su catálogo universal de servicios de salud la prestación del servicio de intervenciones especializadas en adicciones, tanto para identificar el consumo de alcohol y otras drogas, como para iniciar su manejo temprano y evitar recaídas. También quedó incluido el diagnóstico, tratamiento y manejo de las intoxicaciones agudas, así como el síndrome de abstinencia contemplando el manejo en los servicios de urgencia y de hospitalización. 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *