Páncreas artificial en embarazo con diabetes

Científicos crean páncreas artificial que permite vigilar e incluso regular la...

01/02/2011 5:46
AA

La diabetes se ha convertido en uno de los principales riesgos en el embarazo, por lo que en México la Secretaría de Salud ha establecido diversas medidas de prevención para atender esta enfermedad y cumplir con las Metas del Milenio establecidas por la  Organización Mundial de la Salud (OMS), para disminuir la mortalidad materno infantil.

La OMS estableció este compromiso porque en todo el mundo existe una preocupante tasas de mortalidad materno-infantil y es por ello que diversas naciones investigan la forma de prevenir las enfermedades que las provoca, entre las cuales se destaca la diabetes, la cual se puede desencadenar durante el embarazo por los cambios hormonales que dificultan la regulación de los niveles de glucosa -ázucar- en la sangre.

Así, en la Universidad de Cambridge, Inglaterra, científicos prueban actualmente el prototipo de un  páncreas artificial para embarazadas con diabetes tipo 1, lo cual afirman podría salvar la vida de muchas mujeres y mejorar sustancialmente la salud de sus bebés.

Esta investigación va dirigida principalmente a mujeres con diabetes tipo 1, al ser esta la  forma menos común de la enfermedad pero la más grave pues  no pueden producir insulina, la hormona responsable de regular los niveles de glucosa en la sangre.

Es de señalarse que esta enfermedad es sumamente letal y comienza regularmente durante la niñez o adolescencia, desde estas etapas comienzan a controlarse con inyecciones de insulina y dieta.

Este control no puede mantenerse durante el embarazo, pues  las diferencias en los niveles de glucosa en la sangre son mucho más reducidas, agregándose a esto que la escala de niveles altos o bajos que pueden considerarse “normales” en un adulto, pueden resultar altamente dañinos durante el desarrollo del  feto, presentándose riesgos como  malformación congénita, nacimiento muerto, fallecimiento en los primeros días de vida, parto prematuro, macrosomia (bebés demasiado grandes) y hospitalización del neonato.

Al respecto, la responsable en jefe del estudio doctora  Hellen Murphy, precisa: “La mitad de los bebés que nacen de madres con diabetes tipo 1 tienen sobrepeso o son obesos al nacer, debido al exceso de azúcar en la sangre”.

Esta es una de las principales causas por las que los bebés pueden nacer muertos; un estudio anterior con embarazadas en Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte mostró que la tasa de nacimientos con esta condición o de bebés que morían en la primera semana de vida,  es cuatro veces más alta en las mujeres con diabetes tipo 1, que afecta a 32 de cada 1.000 embarazos en el mundo.

También la mamá corre riesgos durante el embarazo, pues es posible que sufra una baja peligrosa en los niveles de glucosa o no darse cuenta de los signos de alerta de un ataque hipoglucémico, potencialmente fatal. Basta señalar que durante el embarazo, las mujeres con diabetes 1 pasan 10 horas cada día con niveles de glucosa que están fuera de los límites recomendados.

Avance del protocolo

Para comprobar la eficacia de su investigación, los  científicos de la Universidad de  Cambridge colocaron a 10 mujeres embarazadas diabéticas un páncreas artificial, el cual contiene un un sensor que vigila contínuamente los niveles de glucosa y  envía los datos a una computadora, la cual  a su vez informa a una bomba de insulina qué cantidad de la hormona debe inyectar. Los primeros resultados afirman que se  lograron mantener niveles normales de glucosa.

Murphy manifestó su optimismo sobre esta nueva creación de la medicina: “Así que descubrir que un páncreas artificial puede ayudar a mantener niveles casi normales de glucosa en estas mujeres es muy prometedor”, pero advirtió que  las pacientes necesitarán atención médica antes del embarazo para reducir el número de nacimientos muertos o muerte del neonato.

Por su parte, el doctor Ian Frame, director de investigación de la organización Diabetes Uk, consideró que “pese a que  la investigación todavía está en sus primeras etapas, el avance, financiado por nuestros donantes, es muy emocionante y tiene un enorme potencial para lograr que el embarazo sea mucho más seguro para las mujeres con diabetes tipo 1 y sus bebés. “Ahora necesitamos ampliar este estudio, probar a un número más grande de embarazadas y posteriormente sacar al dispositivo del hospital y llevarlo al hogar de las pacientes”, para esto, se  planea llevar a cabo ensayos clínicos en los hogares de las mujeres embarazadas participantes.

(Con información de bbc.com)
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: