CARGANDO

Escribe para buscar

Ortorexia, nuevo desorden alimenticio

obesidad

Ortorexia, nuevo desorden alimenticio

Compartir

Un nuevo desorden que aqueja a la salud alimenticia es la ortorexia, en el que comer sanamente por medio de un control riguroso en las dietas se vuelve una obsesión, situación que llevada al extremo pone en riesgo al organismo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que este padecimiento afecta al 28 por ciento de la población mundial, aproximadamente. 
 

Al respecto, la doctora Martha Solís Martínez, jefa de la Oficina del Departamento de Nutrición y Dietética del Hospital de Gineco Obstetricia Tlatelolco del IMSS, explicó que, a diferencia de la anorexia y bulimia, en las que se contabiliza la cantidad de alimentos consumidos, quienes sufren de ortorexia se empeñan porque sean naturales y libres de pesticidas.

Una selección tan rigurosa de alimentos, sentenció, sólo deriva en la eliminación de importantes nutrientes y, por ende, es causa de desnutrición y graves descompensaciones por la falta de proteínas, vitaminas y minerales; al igual que las grasas, productos animales, los cultivados con sustancias artificiales y los etiquetados o envasados.

Son las mujeres mayores de 40 años de edad quienes más presentan este mal, pues se empeñan por tener una nutrición adecuada sin necesidad de recurrir a productos “light”, pero tampoco acuden a la supervisión de un especialista.

La dietista destacó que lo más preocupante es que, como en la mayoría de los desórdenes alimenticios, pasa mucho tiempo, incluso años, para que la familia se dé cuenta de que uno de sus integrantes está afectado.

Por su parte, el doctor Guillermo López Castellanos, médico internista del Hospital General Regional (HGR) No. 25 del Seguro Social, indicó que este nuevo mal es producto de una percepción equivocada de su personalidad, sólo creen lo que sus ojos ven y rechazan cualquier opinión que se haga al respecto de su físico o forma de comer.

Mencionó que en el IMSS se ofrecen tratamientos para mejorar la autoestima a través de psicoterapia para cambiar la forma en que se ven a sí mismas y retomar valores como la tolerancia y aceptación.
Paralelamente,  se brinda la atención de un dietista, quien ayuda a establecer una alimentación acorde a sus necesidades nutricionales, cuidando siempre que el apoyo psicológico le facilite la aceptación de la dieta.

El doctor López Castellanos alertó que pueden pasar de 6 a 12 años para que el enfermo se recupere completamente, asimismo debe tener mucho cuidado con las decisiones que se toman para cuidar el peso.

(Fuente: IMSS) 
 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *