LOADING

Type to search

Muerte de ser querido aumenta riesgo de infarto

Corazón

Muerte de ser querido aumenta riesgo de infarto

Share

 Una investigación de Harvard refiere que es verdad que la tristeza extrema por la pérdida de un ser querido sí incrementa mucho el riesgo de que la persona que sufre esa pena pueda morir a causa de un infarto cardiaco, especialmente si la salud del corazón ya está afectada.

La investigación publicada en la revista Circulation, tras haber  seguido los casos de mil 985 personas entre 1989 y 1994, encontraron que aquellos que había perdido a seres queridos, en los próximos seis meses a la pérdida habían aumentado considerablemente su riesgo de presentar ataques cardiacos, siendo las primeras 24 horas las más delicadas.

Este hallazgo encontró que en efecto es verdad que cuando fallece un ser amado, el corazón de quien queda vivo deja de latir, en ocasiones sólo se presenta un infarto que se supera y en otras ocasiones la otra persona puede fallecer dentro las primeras 24 horas después de haber perdido a alguien a quien ama.

Y aún cuando no se presenta el infarto, los investigadores refirieron que la persona si presenta cambios en su organismo como insomnio, falta de apetito y desbalances metabólicos que finalmente también dañan al corazón.

Y aún cuando no han logrado descifrar bien porque ocurre esto, entre sus principales hipótesis están el estrés psicológico, la angustia y la desazón que provoca la pena, de las cuales también todas afectan la salud cardiaca.

Los resultados

Los investigadores señalaron que de todos los individuos que siguieron en ese periodo, 270 afirmaron haber perdido al menos a un ser querido, y en 19 de los casos, el ataque al corazón se produjo apenas 24 horas después de haberse enterado de la muerte del ser querido.

El análisis del trabajo demostró que el riesgo absoluto de infarto en los días posteriores al fallecimiento de un familiar o un amigo eran mucho más altos que en un periodo normal, pues difícilmente las personas morían por pena, pero cuando esta pena era originada por una muerte, el riesgo se incrementa significativamente. (Con información de El Mundo)

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *