CARGANDO

Escribe para buscar

Música prenatal, mayor tranquilidad y seguridad

Sin categoría

Música prenatal, mayor tranquilidad y seguridad

Compartir

En  medio de la obscuridad, flotando apaciblemente en el tibio líquido, llega el sonido armonioso, proporcionándole una mayor tranquilidad, una inigualable sensación de bienestar, basado esto en una extraordinaria interacción con su madre. 

Este es el principal beneficio que aporta la música prenatal,  afirmó el doctor Gerardo Tinoco Jaramillo, jefe de ginecología del Hospital Troncoso del IMSS, en entrevista con sumedico.com.
 

“A partir de las 20 semanas, el bebé ya tiene integrado el sistema nervioso y puede escucharla música, la cual pasa a través del líquido de la placenta, el amniótico, como un sonido armonioso que le da tranquilidad”, apuntó. 
 

Está comprobado, abundó, que es efectiva la tranquilidad que recibe el bebé, “en especial si se trata de música clásica, que incluso eleva su nivel de aprendizaje; pero esto no significa que sea el único género recomendable, puede escuchar toda la gama que enriquece nuestra vida, ¡hasta salsa y rock!, lo que no es recomendable es la música estridente. Está comprobado que los ruidos intensos provocan vibraciones que se esparcen en el líquido, que llegan a ser molestos, agresivos para el bebé”.
 

Cabe señalar que en algunos estudios médicos se refiere el denominado “Efecto Mozart”, el cual señala que las notas musicales estimulan ciertas partes del cerebro relacionadas con el habla, la coordinación y otras actividades psicomotrices; pese al nombre, las investigaciones habla de música en general, no sólo de un compositor o cantante en particular.
 

Tinoco Jaramillo refirió que si bien los estudios de vanguardia se han avocado a comprobar los beneficios de la música en la etapa de gestación, existen vestigios que desde las culturas primitivas se utilizaban diversas melodías para mejorar el desarrollo de los niños aun antes de nacer, lográndose además una mayor interacción con su mamá.
 

Los estudios han revelado que incluso el bebé tiene posibilidad de recordar en sus primeros meses de vida la música que escuchó dentro del vientre, por lo que al volverla escuchar retorna a esa sensación de relajamiento, tranquilidad y seguridad.
 

Es por ello que incluso se recomienda a las madres que repitan con sus hijos las dinpamicas de escuchar las mismas melodías en los primeros años de vida.
 

Sin embargo, debe aclararse que no se ha demostrado que un niño expuesto a música clásica vaya a ser un intelectual a futuro, así como tampoco que si  escucha música metal vaya a ser un rebelde sin causa. 
 

Lo cierto es que  la música puede ser una gran herramienta  en el desarrollo del bebé, por lo mismo debe ser parte de la vida cotidiana en la vida familiar.
 

El desarrollo auditivo del bebé
 

Acorde a las investigaciones, el cerebro de un bebé se desarrolla plenamente durante la segunda mitad del embarazo, sus sentidos están listos, es el momento idóneo para proporcionarle una  estimulación adecuada , que le proporcionará ventajas para enfrentarse al mundo.
 

El aparato auditivo concluye su desarrollo alrededor del  tercer mes y medio, comienza a captar los sonidos intrauterinos. Entre el cuarto y quinto mes se encontrará apto para captar sonidos del exterior, ya  puede ser estimulado por ellos.
 

Los sonidos dentro del útero son diferentes a los del exterior, pues los  atenúa el liquido amniótico, además,  antes de llegar al feto deben atravesar la pared abdominal de la madre.

En consecuencia, los primeros sonidos que escuchará el bebé son los intrauterinos, los que por naturaleza provee la madre: Los latidos de su corazón, sus ruidos respiratorios e intestinales, su voz; se asemejan a los sonidos rítmicos del oleaje marino o el tambor grave y lento que mimetizan los sonidos respiratorios y cardiacos escuchados en el útero.
 

Es esta la causa por la que especialistas recomiendan hablarle al bebé durante la etapa de embarazo, pues reconocerá la voz de la madre luego de nacer y se sentirá más tranquilo y seguro; esta es la misma causa por lo que es importante que el padre lo haga.
 

La música que escogemos para estimular quedarán en la memoria del bebé como aquellas experiencias placenteras, llenas de cariño y afecto o lo contrario, si es que han sido asociadas a momentos de tristeza o displacer; es decir, la  música que escucha la mamá le provoca reacciones o sentimientos, que le comunicará a su hijo.
 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *