CARGANDO

Escribe para buscar

Logran implantar recuerdos en ratones

especiales

Logran implantar recuerdos en ratones

Compartir
En el cuento corto “Podemos recordarlo todo por usted”, del escritor estadounidense Phillip K. Dick, muestra una sociedad futurista en donde se puede conseguir la opción de viajar o de implementar la idea de un viaje como si realmente hubiese sucedido. Pero la idea de implantar recuerdos puede dejar de ser cosa de la ciencia ficción.
 
Neurocientíficos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) ha demostrado que se pueden implantar falsos recuerdos en el cerebro de los ratones, además han hallado que muchos rastros neurológicos de estos recuerdos son idénticos en la naturaleza que tienen los recuerdos auténticos.
 
Los resultados encontrados son para comprender cómo se llega a perder la memoria o cómo esta pasa a ser defectuosa.
 
“Si se trata de una memoria falsa o verdadera, el mecanismo neuronal del cerebro que subyace a la recuperación de la memoria es el mismo”, comenta Susumu Tonegawa, profesor de Biología y Neurociencia del Instituto Picower del MIT y principal autor del estudio.
 
Dicho estudio que se publica en la revista especializada Science, da una prueba más de que los recuerdos se almacenan en las redes de neuronas que forman huellas en la memoria de cada experiencia que una persona tiene, estos fenómenos lo demostró Tonegaea en un laboratorio el año pasado.
 
Los neurocientíficos han buscado en mucho tiempo la ubicación de estas llamadas huellas de la memoria, que se conocen como engramas. 
 
En los dos estudios, Tonegawa y sus colegas del Instituto Picower para el Aprendizaje y la Memoria demostraron que podían identificar las células que forman parte de un engrama de una memoria específica y reactivarla usando una tecnología llamada opto genética.
 
Los recuerdos episódicos para los científicos son asociaciones de diferentes elementos, los objetos, el espacio y el tiempo. Dichas asociaciones se codifican por cambios químicos y físicos en las neuronas, también por modificaciones en las conexiones entre las neuronas.
 
El tiempo que duran los engramas en el cerebro es una pregunta que se ha planteado por largo tiempo en la neurociencia.
 
“¿Es la información en varias partes del cerebro o hay un área particular del cerebro en la que se almacena este tipo de memoria? Esto ha sido una cuestión muy fundamental”, plantea Tonegawa.
 
Los científicos necesitan demostrar que la activación de grupos específicos de células del hipocampo son suficientes para la producción y recuperación de recuerdos, por lo cual en el laboratorio de Tonegawa se utilizó la opto genética, que es una nueva tecnología que permite la activación y desactivación de células utilizando luz.
 
Los investigadores diseñaron células del hipocampo de ratones para expresar el gen de canalrodopsina, que es una proteína que activa las neuronas cuando se estimulan con la luz, además de modificar el gen de manera que la canalrodopsina produzca siempre con el gen c-fos, necesario para la formación de memoria.
 
La tecnología que se usó para este estudio permitió diseccionar e incluso potencialmente intervenir en el proceso de la memoria, mediante el control directo de las células del cerebro. De esta manera se exploró si podrían utilizar estos engramas reactivados para plantar falsos recuerdos en los cerebros de los ratones, lo cual se logró.
(Con información de 20minutos.es) 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *